EL MERCADO DE INVIERNO Y LA SEMIFINAL

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Anoche se cerró el período de traspasos del mes de enero y creo que el Real Betis no se ha reforzado como debiera. Esa decepción ha dado paso a la ilusión de este mediodía con el sorteo de las Semifinales de la Copa del Rey. El Valencia CF será nuestro rival. La eliminatoria será complicadísima, pero los otros rivales que había en el bombo eran aun más fuertes.

Empezaré explicando por qué estoy decepcionado y preocupado tras los fichajes que ha realizado el club de Heliópolis en las últimas semanas. No voy a poner en duda la valía y la calidad futbolística de Lainez, Jesé y Emerson. El mexicano tiene pinta de buen jugador y el futuro que tiene por delante es esperanzador; el canario es tan bueno como desconcertante; y al brasileño no puedo hacer una valoración porque no le he visto jugar.

Entonces, ¿por qué considero una decepción y una preocupación estas incorporaciones? Pues la respuesta es sencilla: creo que había otras posiciones que debían ser reforzadas con urgencias, como por ejemplo el lateral izquierdo y un delantero centro de referencia. Claro que esta es solo mi opinión y que si la comparamos con las personas que han de tomar las decisiones en el club y que saben y entienden de fútbol infinitamente más que yo, lo normal es que mis malos presagios sean erróneos. Ojala.

Y sobre el sorteo lo único que se me ocurre decir es que es un bendito problema tener unas semifinales complicadas. Insisto, podrían haber sido mucho más difíciles, pero solo el hecho de disputarlas y estar presente en el bombo, ya es un éxito. La ilusión es superlativa, muy bonita y placentera, contrastando sobremanera con los nervios que me provocan. Supongo que no seré el único que tiene unas ganas locas de que llegue el jueves, pero no hay que olvidar que el domingo tenemos un partido muy importante.

Alcanzar la Final de la Copa es un sueño, pero no podemos caer en el error de olvidarnos de la Liga. Siendo sinceros, creo que es más difícil ganar el torneo copero que entrar entre los seis primeros de la clasificación liguera. No hay que relajarse y hay que disputar todos los encuentros como si el último. Y para eso, una plantilla con suficientes recursos es imprescindible. Reitero, ojala que los movimientos de salidas y llegadas de enero sean para bien.

Foto de Portada: diariodesevilla.es

A SEMIFINALES FIEL A SU HISTORIA

Real Betis 3 (Lo Celso, Sergio León y Mandi) – RCD Espanyol 1 (Leo Baptistao)

JJBarquín @barquin_julio Se preguntaba mi compañero Pablo, tras el partido de San Mamés, si se podían hacer peor las cosas. Y sí, se puede. O por lo menos durante 65 minutos, que fue el tiempo que tardó el Betis en poner algo sobre el mojado tapete del Villamarín. Porque hasta entonces no ofreció nada, absolutamente nada, el equipo de Setién. Ramplón, lento, sin profundidad, el equipo ofrece una apatía desesperante y desconcertante. 

Es más, fue el Espanyol el que más fútbol puso con una llegada peligrosa de Baptistao, que fue la antesala del gol del brasileño tras el lanzamiento de una falta donde ni Loren ni Carvalho se entendieron. Con la eliminatoria perdida, se llegó al descanso con la sensación de volver a vivir una nueva noche copera de decepción. 

Salió el Betis con el mismo sistema y con la tradicional mandanga que caracteriza a este club a lo largo de su historia. El equipo de Rubí seguía ordenado, empleándose con dureza y saliendo al contrataque para intentar finiquitar la eliminatoria. Además, en el minuto 55 el portugués Carvalho se lesionaba y entraba Joaquín para intentar modificar algo el juego y las sensaciones que estaba dando el equipo. 

Pero, el cambio definitivo llegó en el minuto 65 cuando Lainez dejaba su sitio a Sergio León y el cordobés entrababa indicando a sus compañeros que el dibujo táctico se cambiaba al tradicional 4-4-2. Con la afición apretando y el equipo con otro empuje y otra actitud, los de Setién comenzaron a atosigar el área de los catalanes. En el minuto 76 , tras una gran jugada de Joaquín, Lo Celso -Dios mío, qué fichaje- definía perfectamente e igualaba el encuentro. Hasta el final del partido, el Betis mereció mucho más pues fue el que puso el fútbol y las ganas de cerrar el partido y la eliminatoria. Para poner más cerca el pase, Marc Roca hizo una dura entrada a Loren y fue expulsado. 

La prórroga comenzó con una gran jugada de Sergio León que hizo el segundo, para minutos después Mandi terminó de certificar el pase a semifinales recogiendo un rechace en el centro del área. De ahí al final, el partido no tuvo historia pues el equipo de Rubí estaba fundido y solamente se empleo con dureza bajo la permisividad del colegiado.


LO MEJOR: Tener a Lo Celso y Canales en este Betis y el partidazo que se ha marcado Francis. El gol de Sergio León que debe ayudar al equipo más a menudo.

LO PEOR: Los primeros 60 minutos del equipo y su actitud inoperante.

 

NO TE OLVIDES NUNCA, HIJO

JJ Barquín @barquin_julio La semana pasada fue especial, emocionante. Y no lo digo por el partido de Cornellá. Dos zarpazos informativos nos volvieron a demostrar que este club está muy vivo. Que ese slogan que recubre el Villamarín está grabado a fuego en nuestros corazones. Ese que escribió Manuel Fernández de Córdoba después del ascenso en Burgos. De padres a hijos, de abuelos a nietos, una pasión llamada Betis. Directo. Simple. Beticismo puro.

El primer impacto fue el protagonizado por Hugo y su cántico de apoyo a Quique Setién. Hugo y su padre son béticos de la novena provincia. Y Hugo destila beticismo por los cuatro costados. Un amor limpio y puro como es la mirada de un crío de pocos años, que ha recibido una de las mejores herencias que un padre le puede dar a su vástago: sentir los colores verdiblancos. Hugo y su padre son el ejemplo de miles de béticos que, en la distancia, viven, sufren, sueñan y disfrutan con ese sentimiento inexplicable que recorre sus venas.

El segundo impacto llega desde la vecina Dos Hermanas. Y me toca muy de cerca. Dos hermanos, Andrés y Pablo, son llamados por el Betis para que Canales les explique cómo tirar un penalti. Al club le conmovió la foto que puso su padre en redes sociales donde se veía al mayor acurrucado en su asiento para no ver la pena máxima frente al Girona. Sentimiento puro, nervios de bético que ya sufre con tan poca edad. Miedos de un pequeño que ya nota y adivina lo que le depara el futuro verdiblanco.

Y los dos ya lo saben porque su padre y su abuelo Manolo se lo han ido contando, metiendo en vena. Les han transmitido qué significa ese sentimiento, qué supone sentir las trece barras, qué mandamientos tiene la religión verdiblanca, qué vivencias tendrán a lo largo de su vida. Porque esto no va a ser fácil. Les han contado que este equipo da poco y quita mucho, que es capaz de lo mejor y de lo peor, que es grande a pesar de no ganar, que hubo épocas de grandes penurias y tiempos de inmensas alegrías. Y, sobre todo, que ser del Betis es algo más que ganar o perder, que es un título más grande que un resultado, que un partido, que una competición.

Hugo, Andrés y Pablo, mi querido ahijado, son el claro ejemplo que la mejor cantera del Betis es su afición. Una afición que ha sido siempre ejemplo de cariño inexplicable, de amor infinito, de creencia sublime a unos colores, a un sentimiento enigmático que te hace querer sin esperar, amar sin expectativas. Amor puro como el de una madre, como el de Patricia, la que los parió y la que los castiga sir ir al Villamarín, porque es lo único que surte efecto en esos revoltosos críos.

Para terminar, pienso en la negrura de la noche, en la intimidad de esa habitación. Y me imagino a su padre o al abuelo Manolo hablándoles de sus vivencias, contándoles historietas verdiblancas y siempre pienso que las últimas palabras son las del artículo del gran Fernández de Córdoba…… ¿Ves hijo?, ¿cómo y qué es el Betis? Puede que otros ganen todo, que sean mejores, que lleguen más lejos; pero no te olvides nunca, hijo, no, te olvides nunca de este Betis que tu abuelo soñó siempre…

 

¿SE PUEDEN HACER PEOR LAS COSAS?

Athletic Club de Bilbao 1 (Muniain) – Real Betis Balompié 0

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Horrendo partido el que ha disputado el Real Betis en Bilbao, donde ha sido superado por completo por su rival. El equipo ha estado desaparecido casi en todo momento y la derrota es justa. Los de Setién caen a la octava posición de la tabla clasificatoria tras completar un mes de enero con un paupérrimo bagaje en la Liga.

Desde el pitido inicial se vio que el partido iba ser un suplicio. El Betis fui incapaz de superar la atosigante presión de los vascos y jamás consiguió imponer su estilo de juego. Era cuestión de tiempo que el gol rojiblanco llegara y llegó tras un error de Francis (bochornoso partido del lateral) cuando trataba de sacar el balón desde atrás. Ese fallo lo aprovechó la delantera bilbaína para elaborar una rápida jugada que culminó Iker Muniain. Pudieron llegar más goles antes del descanso porque cada vez que el Athletic atacaba el Betis se descomponía por completo. Lo único destacable de los primero cuarenta y cinco minutos fue una gran jugada de Laínez que acabó siendo desviada a saque de esquina por Herrerín.

Y si alguien pensaba que en la segunda parte los verdiblancos serían capaces de sobreponerse y hacerse con las riendas del partido, se equivocaban. Fallos y más fallos. Una imprecisión tras otra que impedía que los de Heliópolis inquietaran el área rival. El Betis solo inquietó la portería vizcaína con un tiro de falta de Sergio Canales respondido con acierto y agilidad por el portero local. Ni los cambios ni los últimos minutos en los que el Athletic jugó con uno menos por la expulsión de De Marcos fueron suficientes para que los de Quique Setién lograran empatar el encuentro.

Es una obviedad que se necesitan refuerzos. Habría sido mucho más beneficioso para el equipo poder haber contado con los supuestos fichajes desde hace varias semanas. No ha sido así y el Betis está pagando el esfuerzo de este mes de enero, añadiéndose a esta circunstancia los errores groseros que comete el equipo. Es vital una reacción en la Liga, porque de lo contrario se pueden ir lejos las aspiraciones europeas. Arriesgarlo todo a la Copa del Rey es tan bonito como peligroso.

LO MEJOR: la jugada de Laínez.

LO PEOR: el partido en general de todo el equipo, con mención especial al realizado por Francis.

Foto de Portada: andaluciainformacion.es

IGUALADA FAVORABLE

RCD Espanyol 1 (Borja Iglesias) – Real Betis Balompié 1 (Sanabria)

Pablo Caballero Payán @pablocpayan El Betis se trae de Barcelona un empate a uno que deberá hacer valer el próximo miércoles en el Villamarín para acceder a las Semifinales de la Copa del Rey. El gol de Sanabria igualó un encuentro complicado y vale su peso en oro. Puede que hay sido el último aporte del paraguayo al club verdiblanco.

Comenzó el partido de manera igualada, con llegadas de ambos equipos y alternancias en el control del juego. Intentaba el equipo de Setién jugar con calma e imprimirle velocidad por las bandas a los ataques verdiblancos. Así transcurría el encuentro cuando aprovecharon los locales una rápida jugada para adelantarse en el marcador por medio de Borja Iglesias. El Betis acusó el golpe y la primera parte terminó con un gran oportunidad para Sanabria que, solo ante el portero, se dejó caer en lugar de disparar a portería.

Tras el descanso, los de Heliópolis fueron poco a poco haciéndose dueños de la pelota y comenzaron a atacar insistentemente el área rival. Sanabria y Bartra tuvieron en sus botas el empate, pero se encontraron con buenas intervenciones de Roberto. A diez minutos del final, Laínez inició un contragolpe que siguió con una potente conducción de Carvalho. El portugués se la cedió a Sergio León y el de Palma del Río asistió a Sanabria para que el paraguayo empatara el partido.

Pudo perder el Betis el partido tras un error de Kaptoum, pero Joel Robles salvó la situación con una parada sobresaliente. Con tablas en el marcador se llegó al final de un partido en el que los verdiblancos han sacado un buen resultado que deja la eliminatoria encarrilada, aunque habrá que trabajar mucho para lograr el pase a la siguiente ronda.

LO MEJOR: el resultado.

LO PEOR: hay cosas negativas que destacar, pero me voy a quedar con la lesión de Loren.

Foto de Portada: EFE

DISFRUTEN, JODER¡¡¡

JJ Barquín @barquin_julio Cada vez me cuesta más ir al Villamarín. No debería ser así, pero muchos amargados pululan por el estadio. Alrededor de mi localidad un grupo de quejicas me va a hacer comprar tapones para los oídos. Son atormentados profesionales, la Hermandad de los Afligidos. Para ellos, todo está mal. Si jugamos con dos delanteros, mal. Si jugamos con un delantero, mal. Si hay muchos jugones en el centro del campo, mal. Si hay mucho músculo, mal. Si se toca, mal. Si se dan pelotazos, mal. Son el Nobel de la negatividad.

Resulta curioso ver como ante un sistema con mucho riesgo y que los expone más de la cuenta, los jugadores están a muerte con el entrenador y creen en lo que hacen con una confianza ciega. Por el contrario, los que deberían estar disfrutando con el juego de su equipo y apoyando a los jugadores, se bajan del carro al primer error en el pase o fallo en una definición. El Betis de Setién es un ejercicio de fe, fortaleza y esperanza para todos menos para muchos aficionados. Evidentemente que ha habido grandes decepciones y malos partidos, pero lo positivo supera lo negativo sin lugar a duda.

Pero es que, por no disfrutar, no disfrutan ni de los jugadores a nivel individual. Pau, Bartra, Junior, Canales, Lo Celso, Tello, Guardado. Piensen por un momento en hace cinco años atrás. Esos nombres eran impensables verlos en el césped del Villamarín. Tienen calidad para dar y tomar y la ponen cada partido al servicio de nuestros sentidos. Desmarques, paradas, combinaciones, recortes, controles, disparos, etc. Pues ni por esas, siempre hay algo por lo que protestar, quejarse y abuchear. Atormentados de la vida.

Pocas veces en la historia de esta entidad un entrenador ha cambiado tanto la identidad de un equipo. Y lo está haciendo con una propuesta atractiva y arriesgada que, a su vez, sirve para facilitar la llegada de buenos peloteros al Betis. Además, no dejando de lado la cantera y dando sus frutos con gente como Loren o Junior. Por eso, resultan incomprensibles las críticas y la poca fe de muchos aficionados en este proyecto. Además, para los resultadistas, ayer los compañeros de Tintero Verdiblanco indicaban que Setién ya se codea con Serra y Patrick O’Connell como los mejores entrenadores en toda la historia del club en tanto por ciento de victorias. Pero ni por esas. Le han hecho la cruz y ya puede bajarnos la luna que será crucificado.

Sensaciones, datos y elogios alabando el fútbol de este Betis venidos desde dentro y fuera de nuestras fronteras, no sirven para que la afición al completo esté saboreando este menú futbolístico. Pues, que quieren que les diga, que peor para ellos. Yo, como muchos béticos, sigo disfrutando de este Betis y de los partidos que juega, que son mucho más entretenidos que la gran mayoría de los que comienzo a ver y dejo al cuarto de hora. Aprecien lo que tenemos y disfruten pues vendrán tiempos de patadón y tentetieso, de aburrimiento y desilusión. Y ya no valdrá para nada lamentarse.

Foto: Real Betis Balompié

 

GRAN ALEGRÍA FINAL

Real Betis Balompié 3 (Tello, Loren y Canales de penalti) – Girona FC 2 (Aleix García y Doumbia)

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Importantísimo y agónico triunfo del Real Betis frente al Girona FC en un partido vital para seguir la estela de los equipos que luchan por los puestos europeos. Con estos tres puntos, el Betis sigue séptimo pero reduce a cuatro puntos la distancia con el cuarto puesto de la clasificación.

Empezó muy fuerte y concentrado el conjunto de Quique Setién. Se hizo rápidamente con el control del juego y buscó con criterio y buen toque la meta rival. Se adelantó el Betis antes del cuarto de hora al transformar Tello un lanzamiento de falta de manera magistral. El carrilero catalán soltó un fuerte y colocado chut ante el que nada pudo hacer el portero del Girona. Con el resultado de cara llegaron minutos buenos en los que debieron los verdiblanco de lograr otro gol que aportara más tranquilidad.

Pasó sin embargo que el equipo disminuyó la intensidad y llegaron antes del descanso dos goles del rival precedidos de fallos groseros. En el primero, Barragán cedió mal la pelota a Pau López y el regaló lo aprovechó Doumbia para que Aleix García, tras pasar la pelota por Portu, anotara el 1-1. Y el segundo de los fallos tuvo como protagonista al portero bético, al que se le escapó de las manos el balón dentro del área delante de Portu, que de nuevo asistió, en esta ocasión a Doumbia, para poner por delante a su equipo.

Salió con decisión el Betis tras el descanso en busca del gol que devolviera las tablas al marcador. Fue Loren el que culminó un rápido contragolpe iniciado por Lo Celso, conducido y asistido por Canales y finalizado por el delantero marbellí con un gran disparo cruzado. Los de Setién siguieron insistiendo con ataques, sabedores que el punto no satisfacía sus pretensiones europeas, con el riesgo que eso conllevaba, pues el Girona lanzó algunos contraataques con peligro que pudieron acabar en gol.

Acertó el técnico cántabro dando entrada a Feddal por Guardado, mostrándose el Betis más contundente en defensa y con mayor presencia física en el centro del campo al adelantar Javi García su posición. Cuando todo parecía destinado al empate llegó el claro penalti sobre Lo Celso que transformó Canales, llevando el júbilo a las gradas y ganando tres puntos fundamentales. Ahora toca recuperarse pronto y bien para la importante cita del jueves frente al RCD Espanyol.

LO MEJOR: la victoria final y la actitud del equipo en la segunda parte.

LO PEOR: los fallos groseros e ingenuos que provocaron los dos goles del rival.

Foto de Portada: marca.com

SUFRIDO PASE

Real Sociedad 2 (Zubeldia y Merino) – Real Betis Balompié 2 (Canales y Loren)

Pablo Caballero Payán @pablocpayan El Real Betis logró el pase a los Cuartos de Final de la Copa del Rey tras empatar a dos en Anoeta en un partido en el que sufrió para sellar la clasificación. Mañana a las cinco de la tarde conocerán los verdiblancos su rival en la siguiente ronda del torneo copero.

Volvió el equipo de Setién a la defensa con tres centrales pero eso no significó un mayor control del encuentro. Los donostiarras llevaban el peso del partido y se sentían más cómodos sobre el terreno de juego. El Betis fue equilibrando la balanza conforme pasaban los minutos y empezó a enlazar jugadas de ataque con cierto peligro. En una de ellas, Canales puso en ventaja a los de Heliópolis tras un servicio de Loren. La eliminatoria se ponía muy favorable para los de verde, pero solo tres minutos después del gol del cántabro, Zubeldia ponía las tablas al aprovechar la desidia y la poca contundencia de la defensa bética a la hora de despejar la pelota tras una serie de rebotes.

La segunda parte comenzó con más control del balón por parte del Betis pero sin profundidad que provocara peligro en la portería defendida por Miguel Ángel Moyá. Pasada la hora de partido se adelantó la Real en la eliminatoria. Joel salió a despejar a saque de banda lejos del área y los vascos sacaron rápido, pillando descolocada a la defensa verdiblanca, y Mikel Merino cabeceó solo en el segundo palo para poner el 2-1. Los de Setién mostraban cansancio y falta de chispa, pero el entrenador bético no movía el banquillo. Cuando peor pintaban las cosas, Loren aprovechó un pase de Barragán para empatar el encuentro y volver a poner al Betis por delante en la eliminatoria.

Restaban veinte minutos más la prolongación para el final y la Real intentó por todos los medios lograr el tercer gol. Afortunadamente nunca llegó y pese al sufrimiento final y la injusta y descabellada expulsión de Lo Celso en el último minuto, el Betis pudo mantener el empate en el marcador, clasificándose para Cuartos de Final. Aun así, sigue habiendo muchas cosas que mejorar, pero hacerlo en la actual situación deportiva del club es más fácil hacerlo.

LO MEJOR: la clasificación.

LO PEOR: el sufrimiento final y la expulsión de Lo Celso.

Foto de Portada: EFE  

TERGIVERSA, QUE ALGO QUEDA

JJ Barquín @barquin_julio Mucho revuelo plantearon las declaraciones de Quique Setién la semana pasada en rueda de prensa. El tema de los apoyos de las aficiones, tras la derrota en Huesca, corrió por las redacciones y las redes sociales como la pólvora. Palos y más palos al cántabro por meterse en un charco innecesario. Mi opinión es que con el fin de intentar animar a la afición bética para que apoye con fuerza e intensidad, ante el mes y medio exigente que queda por delante, se excedió en las comparaciones. Somos humanos y erramos. Va incluido en nuestra condición personal. Nada más. No hagamos un drama.

El problema aparece cuando la repercusión provocada es excesiva. Y con Setién todo es excesivo. Puede que su forma de ser y su visión frontal y directa de la vida, aumente esa exageración que le persigue desde que llegó a la Sevilla futbolística. Pero Setién es el claro ejemplo de persona que haga lo que haga está condenado a recibir palos. Y no solamente en lo técnico-táctico, sino en la tergiversación de sus declaraciones diarias.

Y buena culpa de eso tiene esa prensa de bufanda que reina en esta ciudad. Los nuevos Francis Bacon de las redacciones. Emulan con destreza a ese escritor y filósofo inglés que fue el primero en utilizar la expresión “calumnia con audacia, siempre quedará algo”. La pena de todo es que los béticos estamos entrando y picando en ese juego de confusión y enredo que nos proponen los plumillas forofos que habitan en las redacciones.

Su único objetivo es dividir a las balas de cañón. Y lo están consiguiendo con creces. Cuestionan todo lo que tenga que ver con La Palmera, provocando que los aficionados verdiblancos vivan en la negatividad más absoluta mientras que por otros lares se esconden las miserias y decepciones. Las comparaciones son odiosas, pero en la Sevilla futbolística mucho más.

Les invito a divertirse un poco conmigo. Juguemos a ser periodistas por un momento. Pensemos que el otro día, en esa misma rueda de prensa, Setién hubiera dicho esta frase: “Si hacemos un buen campeonato y quedamos en una buena posición en la liga, para mí será como ganar un título”. Les invito a que expongan los comentarios que se habrían publicado a los pocos minutos. Le habrían dado fuerte y flojo. Se me ocurren varias: Setién y su nula exigencia. El mediocre objetivo del técnico cántabro. El Betis tiene un entrenador conformista. Los animo a que me manden las suyas. Nos divertiremos seguro.

P.D.: La frase que utilizo para jugar a ser periodistas fue pronunciada por Pablo Machín, el mismo día de la rueda de prensa de Quique Setién.

Foto: As

DERROTADOS POR UN RIVAL INFAME

Real Betis Balompié 1 (Canales) – Real Madrid 2 (Modric y Ceballos)

Pablo Caballero Payán @pablocpayan El Betis pierde por segunda jornada consecutiva y solo suma un punto de los últimos nueve disputados. La derrota de esta noche es especialmente dolorosa por dos motivos: no la mereció y fue ante la peor versión del Real Madrid que mis ojos han visto pasar por el Benito Villamarín. Dependiendo del resultado que mañana logre el RCD Espanyol, los verdiblancos terminaran séptimos u octavos la primera vuelta de la Liga.

Quique Setién repitió los diez jugadores de campo que salieron en el once inicial el pasado jueves en la Copa del Rey. Se encontró enfrente con un equipo que cambió su sistema de juego, que estaba plagado de bajas de futbolistas importantes y que se encerró en su campo para salir al contragolpe. Eso le bastó para irse al descanso ganando por 0-1. El Betis se mostró inoperante, inofensivo, lento y muy previsible durante los primeros cuarenta y cinco minutos de juego.

Cambió el panorama en la segunda mitad por completo. Los de Heliópolis salieron más entonados, con mucha más intensidad y buscando con más determinación la portería defendida por Keylor Navas. En el minuto sesenta y ocho llegó el gol de Canales tras un servicio exquisito de Lo Celso. La remontada parecía factible pero el cansancio empezó a notarse demasiado en los de Setién durante el último cuarto de hora. Debió el técnico cántabro sustituir a Joaquín o Carvalho para refrescar el centro del campo.

Y ellos fueron los protagonistas de la jugada que dio origen a la falta que significó el 1-2 definitivo. El portuense perdió la pelota ante Ceballos y el portugués terminó derribando al utrerano. El resto ya saben como fue: gol del canterano bético en un lanzamiento ante el que Pau López debió hacer muchísimo más. Eso ocurrió a falta de dos minutos para llegar al noventa de juego y ahí se acabó el partido.

No queda otra que levantarse de este traspié y seguir trabajando para mejorar el juego y los resultados. Es necesario que llegue un delantero y un lateral izquierdo cuanto antes si se quieren alcanzar los objetivos propuestos por la entidad. Confiemos en que sea así. El jueves hay que pasar a Cuarto de la Copa del Rey y el domingo debe el Betis volver a la senda de la victoria en la Liga.

LO MEJOR: el buen gol de Canales y el juego en la mayor parte de la segunda mitad del partido.

LO PEOR: no ganarle al peor Real Madrid que ha pasado por el Villamarín en décadas.

FOTO DE PORTADA: Antonio Pizarro (diariodesevilla.es)