LA UNIÓN NOS HARÁ FUERTES

JJ Barquín @barquin_julio Largo mes y medio nos queda por delante. El nivelito de unos y otros candidatos asusta. Y aunque lo parezca, no estoy hablando de las primarias del PSOE. Hablo de la junta de accionistas del próximo 29 de junio. Me temo que todos los béticos vamos a asistir a más de un insulto a la inteligencia, tal y como escribía mi camarada verdiblanco, Pablo Caballero.

Porque si la gestión de Haro y Catalán ha sido nefasta en lo deportivo y gris en lo institucional, por ese inesperado e insólito acuerdo con Bittón, la llegada de la candidatura de Rafael Salas ha sido esperpéntica. Su puesta en escena ha sido aterradora, sin contenido, sin programa, llena de contradicciones y ofreciendo un tufo a “quítate tú, que me pongo yo”.

Por eso auguro un mes y medio de mediocridad, de lucha inerme entre béticos, que solamente servirá para agrietar aún más una herida que lleva demasiado tiempo abierta. Los béticos hemos dejado de ser una gran familia y sin darnos cuenta nos vamos dividiendo diariamente, con la inestimable ayuda de los grupos que luchan por su cuota de poder. Todos deberían batallar por unir, sellar, sumar pero desgraciadamente, desde hace mucho, en este club se divide y disgrega a diario. Ahora Betis Ahora, Béticos por el Villamarín, su satélite Arriba Betis Campeón, Por Nuestro Betis, los Cuéllar, etc. Así, estamos. Así nos va.

En este contexto, la guinda que falta a este amargo pastel verdiblanco es Manuel Castaño. El letrado es un versado pescador en aguas revueltas aunque su triste pasado lo convierte en el eterno postulante. Castaño es la viva imagen del quiero y no puedo por su cercanía al dictador de Jabugo. Pero las acciones de Castaño le confieren mando en plaza y lleva unos días mostrándose en modo pasota, dando la sensación de no ir con unos o con otros.

Es una estrategia pues sabe que su apoyo podría ser decisivo a finales de junio. Sabe que dejándose querer puede sacar el máximo rédito al que le llame. Aún así, con su reconocida verborrea, se ha dejado llevar por la melancolía y ha dicho que es amigo de Alfonso y de Miguel Valenzuela, pues “son béticos de bien y les duele el Betis”. Ahí “queó”

Es indudable que Castaño es uno de los máximos accionistas del Real Betis, con un 5,2 por ciento del accionariado. Dispone de un importante paquete accionarial y debe tener presencia en el Consejo de Administración. No es de mi agrado pero debe tener su sitio en el Betis. Todos debemos buscar puntos de encuentro y no se separación. Otra cosa es que el ego de cada uno, no le permita dar ese paso. Yo daría todos los que fueran necesarios para ayudar al principal actor de toda esta historia: el Real Betis Balompié.

 

Un comentario en “LA UNIÓN NOS HARÁ FUERTES”

  1. Algunas veces me despisto. De momento que yo sepa, y hasta donde estoy informado, Haro y Catalán no han entrado al trapo de descalificaciones, callan y trabajan, ya veremos con que resultado, algo que a la prensa le descoloca y le jode bastante. Entiendo que el «nivelito» es por la mala planificación deportiva de esta temporada que acaba. Un equipo no puede estar parado, porque a un personaje se le ha ocurrido, o se lo han ordenado, presentarse a una Junta en pleno proceso de planificación de temporada. Ya hemos hablado de la fantochá de presentación de candidatura.
    Y sobre lo de Castaño, entonces Bitton, algo que me da ardores de estomago, también debe tener presencia en el Consejo, porque hasta que no se demuestre lo contrario, es la poseedora de las acciones que le vendió el innombrable.
    Volvemos a lo mismo, meter en el mismo saco a unos y a otros…… Lo que sí estoy de acuerdo, es la división cada vez más palpable en el beticismo y que el único perjudicado en todo esto es el Betis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *