2017: AÑO DE POCAS LUCES

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Termina 2017 y, desgraciadamente, la tónica sigue siendo la misma que en años anteriores: las luces en el Betis brillan por su ausencia. Cierto es que ha habido fogonazos esperanzadores y que han iluminado la ilusión del bético, pero no han sido suficientes.

La temporada pasada acabó de manera mediocre, con el cese de Víctor Sánchez del Amo y con Alexis de entrenador transitorio. Hubo la enésima junta de accionistas para ver quién se hacía con el timón del club, con dos candidaturas que optaban a ello. Haro y Catalán, con la inclusión en su proyecto de Serra Ferrer, se llevaron el gato al agua y confiaron en Quique Setién como técnico para el Real Betis. Se ha hecho un importante desembolso económico para reforzar al equipo y la calidad de la plantilla ha subido notablemente.

Tras un comienzo de Liga bastante bueno, casi dos meses sin ganar han provocado que el salto deportivo no haya sido palpable. El equipo ha sufrido goleadas escandalosas y una eliminación bochornosa en la Copa del Rey  ante el Cádiz. Los dos últimos partidos del año han subido un poco la moral del Betis y su afición por el juego y la imagen, pero esto debe mantenerse de aquí a final de temporada para que ésta sea digna y grata para todos.

A nivel institucional la situación ha cambiado radicalmente. Se alcanzó un acuerdo con Lopera y Oliver y ese paquete accionarial ha sido puesto a la venta. Las acciones están ahora muy repartidas entre béticos de base y no hay un accionista que controle una amplía mayoría. Ojala que este nuevo mapa accionarial sirva para que los que mandan comprendan que si lo hacen mal no tienen un colchón de acciones para hacer y deshacer. Creo que esto es positivo para la entidad.

Y en otro orden de cosas, hay que mencionar la buena labor y el papel más que digno del equipo femenino del Real Betis. Las de María Pry están compitiendo muy bien en Primera División y el crecimiento es evidente. No podemos decir lo mismo del Betis Deportivo, que tras conseguir el ascenso a Segunda B, no está cuajando una temporada buena y se encuentra en puestos de descenso a Tercera. Tampoco se están cumpliendo las expectativas en el fútbol-sala, con un equipo que no logra auparse a los puestos de ascenso a Primera.

He dejado para lo último al Betis Energía Plus. Tras descender de categoría, la reclamación del club ante la Justicia sirvió para permanecer en la ACB. La nueva temporada comenzó con diez derrotas consecutivas, a las que le han seguido cuatro triunfos que permiten que el equipo verdiblanco esté vivo en la competición. Ayer tuve la suerte de asistir a San Pablo para ver la victoria ante el Zaragoza y me quedé gratamente sorprendido del ambientazo en el pabellón. Ojala que el equipo de baloncesto crezca y sean pronto un referente en la ACB.

Sin más, y haciendo participe de esta felicitación a mi compañero JJ Barquín, os deseamos a todos los lectores de Sentir Bético un feliz 2018, con la esperanza, que siempre viste de verde, de que el año nuevo nos traiga alegrías. Viva el Betis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *