HUMILLACIÓN INACEPTABLE

CD Leganés 3 (En-Nesyri los tres) – Real Betis Balompié 0

Manuel Rey @ManuReyHijo Partido a priori complejo el que le esperaba al Real Betis en Butarque por diversas razones. Y es que a pesar de su mala clasificación el Leganés era un equipo fuerte en su estadio (solo una derrota ante el Villarreal), el club de La Palmera nunca había conseguido derrotarlo a domicilio durante este siglo, los verdiblancos llegaban al Sur de Madrid con varias bajas relevantes (Bartra, Mandi, Junior, Tello), y lo que pienso que era más importante, la dificultad que el equipo heliopolitano encontraba ante rivales de este perfil en la liga (Valladolid, Levante, Huesca, Getafe). Estadísticas, en definitiva, que presagiaban un duelo duro para los andaluces a pesar de la diferencia de presupuesto y de calidad de plantilla entre ambas escuadras.  

En este escenario Quique Setién dispuso en el terreno de juego un once inicial con el portero habitual en la competición liguera (Pau López), su clásico dibujo de tres centrales (Feddal, Javi García y Sidnei), dos carrileros (Barragán y Francis), tres centrocampistas (William Carvalho, Kaptoum y Lo Celso), una mediapunta más caída a banda izquierda (Jesé) y un delantero centro (Sergio León). Daba así el preparador cántabro a algunos de los titulares en el partido de semifinales de copa del Rey ante el Valencia (Canales, Guardado, Loren y Joaquín), otorgaba minutos a jugadores recién llegados o con poca participación hasta el momento (Jesé, Kaptoum y Sergio), y guardaba parte del arsenal del equipo para el partido intersemanal de Europa League ante el Rennes francés.

El inicio del choque fue desastroso para los hombres de Setién. Ante una presión alta del equipo madrileño, el Betis se mostraba sin intensidad, sin criterio, sin fuerza, sin pundonor,…En solo 10 minutos se habían producido ya 4 jugadas de sumo peligro en contra. Una defensa desubicada, muy mal Feddal y Francis (lo de este jugador en el equipo una vez más es de traca), un medio campo perdido con un Carvalho ausente y un Kaptoum poco activo. Así estaban las cosas hasta que llegó el primer gol pepinero en fallo defensivo. Una podría pensar que esto serviría de acicate para los que vestían de verde al completo en la matinal madrileña, pues nada de nada. A la media hora ya se contabilizaban seis jugadas de gol en contra y ninguna a favor. Poco tardó en caer el segundo gol y pudieron ser algunos más antes de que Alberola Rojas pitara el descanso. Paradójicamente lo mejor de los primeros cuarenta y cinco minutos para el equipo bético,a pesar de ir perdiendo 2-0, era el resultado.  

La segunda parte comenzó con un cambio en el equipo de Setién. Metió en el campo a Lainez y quitó a un desafortunadísimo Feddal. Mantuvo la estructura de tres centrales, con Barragán cambiando sus funciones en el campo y adelantando algo a Francis que pasó de carrilero izquierdo a interior derecho. No sirvió de nada el cambio introducido pues aunque el Leganés redujo su presión alta y esperó al Betis en su campo, el equipo verdiblanco no pudo ni supo tener ni una sola ocasión de gol. El Betis siguió sin aparecer, perdido en pases sin sentido horizontales, un juego insulso, insoportable y vergonzoso. Por su parte el Leganés se limitó a dejar pasar el tiempo y guardar la renta. Tres elementos más antes del final del partido que, desgraciadamente, podríamos catalogar casi de anecdóticos. Uno fue el tercer gol del equipo madrileño, obra también de En-Nesyri (que hizo triplete). El segundo la expulsión por roja directa de Javi García por una entrada a destiempo. Finalmente el tercero un doble cambio en el Betis para concluir de Guardado y Loren por Lo Celso y Jesé, que no sirvió para nada.

En estos casos lo habitual es decir partido para olvidar. Todo lo contrario, partido para no olvidar por jugadores,  cuerpo técnico y la Dirección Deportiva del Betis porque comienzan a sobrar las palabras y a faltar los hechos en partidos de este tipo.

LO MEJOR: La afición verdiblanca a la que tan poco aprecio tiene Setién y que se volvió a desplazar en gran número a Madrid.

LO PEOR: Desastroso el partido perpetrado por los 14 jugadores que salieron al campo y por el entrenador del Real Betis Balompié. Ni una ocasión de gol, falta de actitud, falta de temperamento, falta de todo. La Dirección Deportiva debería tomar cartas en el asunto si la deriva fuera de casa y ante estos rivales sigue esta línea.

Foto de Portada: diariodesevilla.es