TRABAJADO E IMPORTANTE TRIUNFO

Real Betis Balompié 2 (Lo Celso de penalti y Sidnei) – Rayo Vallecano 0

Pablo Caballero Payán @pablocpayan El Betis sumó ante el Rayo Vallecano su segunda victoria consecutiva en la Liga (cuarta si contamos las de la Europa League y la Copa del Rey) y se sitúa en la séptima plaza de la tabla clasificatoria. Los de Quique se tuvieron que poner el mono de trabajo para llevarse los tres puntos en juego ante un correoso y voluntarioso rival.

Durante la primera media hora del partido fueron los vallecanos los que llevaron el control del encuentro, teniendo las ocasiones más claras y presionando muy bien a los verdiblancos. El Betis no sabía quitarse de encima la presión de los visitantes y los jugadores béticos se sentían incómodos sobre el terreno de juego. Cambió la situación en los diez últimos minutos de la primera parte, en los que el Betis pegó un paso adelante, y empezó a generar llegadas peligrosas al área rival.

Esa mejoría no tuvo continuidad tras la reanudación. Volvió a ser el Rayo el que presionaba y salía con rapidez buscado la portería defendida por Pau López. Pero en esta ocasión, el Betis tardó menos en zafarse del agobio visitante y en el minuto cincuenta y nueve Lo Celso transformó un penalti señalado tras consultar el árbitro con el VAR. Pudo empatar el Rayo tras un buen cabezazo picado de Raúl de Tomás, pero allí estaba el portero internacional del Betis para despejar el balón a saque de esquina. El guardameta catalán firmó otra buena actuación, mostrando una seguridad enorme en todas sus acciones.

Llegó tras este susto la jugada de la noche. Sidnei agarró la pelota en su campo y se plantó en la frontal del área rival para entrar en ella haciendo una bicicleta, un recorte y disparando a puerta para lograr el 2-0 definitivo. El golazo del central brasileño dejaba el partido visto para sentencia. El Rayo intentó buscar un gol que le volviera a meter en el encuentro, pero ya las fuerzas y las ideas ya no eran las mismas e inquietó muy poco a la defensa verdiblanca.

Parece que el equipo está más asentado, con mucha más regularidad y jugando los partidos de una manera más inteligente y eficaz. Queda mucha competición por delante y trabajo por hacer. El camino empieza a marcarse y el equipo tiene mimbres suficientes para no desviarse de la buena senda. Pues a seguir así.

LO MEJOR: la victoria y el golazo de Sidnei.

LO PEOR: la primera media hora de juego.

FOTO: EFE