LA FRAGILIDAD DEFENSIVA Y EL ENTRENADOR

Real Betis Balompié 2 (Mandi y Sanabria) – Real Sociedad 3 (Bautista y 2 de Xabi Prieto)

Pablo Caballero Payán @pablocapayan El Betis fue incapaz de conseguir la segunda victoria consecutiva en Liga, circunstancia que se le resiste desde hace un año. Perdió ante la Real Sociedad a pesar de tener más oportunidades de gol. Pesaron más la debilidad defensiva y la decisión de Víctor tras el empate a dos.

El equipo donostiarra es el cuarto clasificado de la competición liguera por méritos propios. Es un gran equipo. Sabe a lo que juega y lo ejecuta con maestría. Se sabe superior y le bastaron cinco jugadas de ataque para llevarse la vitoria de Heliópolis. Claro que para eso tienes que tener enfrente a un rival que conceda muchas facilidades defensivas. Y eso en el Betis, lamentablemente, es habitual. Pronto se adelantaron los de Eusebio. El gol visitante fue respondido casi de inmediato por Mandi, que logró un golazo para empatar el partido. La alegría duró poco, ya que Xabi Prieto volvió a poner por delante al conjunto txuri-urdin con otro tanto de bella factura.

En la segunda parte mejoraron los verdiblancos notablemente. Se adueñó del partido y creo numerosas ocasiones, hasta que llegó el gol de Sanabria. El tanto del paraguayo hacía justicia con lo que se estaba viendo sobre el césped. Tras el 2-2 llegó la decisión que lastró las posibilidades de victorias bética. Víctor sacó del campo a Petros para meter a Joaquín y el Betis pasó de un 5-3-2 a un 4-4-2. El entrenador bético se equivocó con el cambio de sistema. El control del juego pasó al rival que, rápidamente, consiguió el gol de la victoria. Casi de inmediato, Rubén Castro tuvo el empate en sus botas, pero se encontró con un paradón de Rulli.

Concediendo tantas facilidades al rival es muy complicado lograr victorias. El Betis es incapaz de convertirse en un equipo solvente y eficaz y la mano del entrenador brilla por su ausencia. Y si encima te enfrentas a un equipo con la Real, apaga y vámonos.

LO MEJOR: el buen gol de Mandi y, pese a la derrota, las oportunidades creadas.

LO PEOR: la fragilidad defensiva y el cambio de sistema de Víctor.