BETIS DEL ALMA

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

Real Betis Balompié 1 (Rubén Castro) – Athletic Club de Bilbao 0

Importantísima victoria del Real Betis ante el conjunto bilbaíno en un partido en el que desgastó y ensució el mono de trabajo para lograr los tres puntos en juego. El fenomenal trabajo defensivo de todo el equipo fue la clave para conseguir llevarse el gato al agua.

Sorprendió Víctor Sánchez del Amo con el sistema de juego. Abandonó el que venía utilizando (3-5-2 o 5-3-2) y dibujó sobre el césped del Villamarín un 4-4-2 con novedades significativas, ya que la línea defensiva estaba formada por cuatro centrales, siendo Mandi y José Carlos los que ocuparon los laterales y Donk y Pezzella el centro de la zaga. Piccini y Durmisi ocuparon las bandas de la medular, acompañados en la zona central por Joaquín y Ceballos, completando el equipo Sanabria y Rubén arriba y, obviamente, Adán bajo los palos.

La consecuencia de este llamativo cambio fue que el conjunto de Valverde jamás se sitió cómodo en ataque durante la primera mitad. El plan tramado por Víctor se vio redondeado por el gol de Rubén Castro antes del minuto veinte. El canario le ganó la partida a Laporte y culminó la jugada con la zurda tras un pase de Sanabria. Reaccionó tímidamente el conjunto vasco con un disparo de Williams bien despejado por Adán. Pero el Athletic se mostró inoperante ante la buena defensa del Betis.

La segunda parte fue totalmente controlada por los vizcaínos, con los locales esperando agazapados y ordenados un contragolpe que finiquitara el partido. Aun así, los ataques de los leones apenas llevaron peligro a la portería bética. Ya casi al final del partido, un chut de Muniain desde la frontal del área y un remate de Vesga en el descuento crearon algo de incertidumbre para los béticos, pero jamás se sintieron los de Heliópolis agobiados y desbordados por el rival.

El partido llegó a su conclusión y los jugadores verdiblancos se marcharon al vestuario con el reconocimiento de su afición, que vio como su equipo trabajó a destajo para lograr una victoria importante. Con alma, espíritu y sacrificio es más fácil ganar puntos. El Betis, con sus defectos varios, por lo menos compite y tiene las ideas claras, sabe adaptarse a lo que demanda el rival y derrocha trabajo y kilómetros. Indudablemente, así es más fácil ganar.

LO MEJOR: el gran trabajo defensivo de todo el equipo. A nivel individual, me quedo con el partido de Pezzella y Ceballos.

LO PEOR: un fijo en esta parcela: Piccini, que se ganó el cambio a pulso por sus fallos y su indolencia.

INCOMPLETA REACCIÓN VERDIBLANCA

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

Real Betis Balompié 3 (Rubén de penalti, Sanabria y Pezzella) – RC Celta de Vigo 3 (Aspas 2 y Roncaglia)

Empate bajo la lluvia entre béticos y celtistas en un partido que no ganó el Betis por culpa de su fragilidad defensiva. Los de Víctor reaccionaron al tanto inicial de los vigueses, pero le empataron por dos veces cuando iba por delante en el marcador.

Los de Heliópolis se presentaron al partido en pijamas y dormidos. Lamentable la primera media hora de partido que realizó el equipo verdiblanco. Por supuesto que el Celta lo aprovechó para adelantarse en el marcador. Otra vez un balón a la espalda de Bruno (ya van unos cuantos) permitió al rival lograr un gol. Pero se quitó el Betis las legañas gracias al juego de Ceballos y comenzó a llegar al área gallega. Empató Rubén al transformar un penalti cometido sobre Petros.

Salió escopeteado tras el descanso el conjunto local y pronto consiguió voltear el marcador gracias a un gol de Sanabria. Antes Rubén había mandado un balón al palo. Pero volvió a fallar la defensa bética, cosa que aprovechó, nuevamente Aspas para empatar el partido. No se amedrentó el equipo de Víctor e insistió en buscar jugadas de ataque que le permitieran ganar el envite.

Llegó el tercer gol del Betis al cabecear Pezzella un saque de esquina botado con maestría por Joaquín. A punto estuvo de llegar la sentencia, pero Durmisi pecó de generosidad y el regalo del danés no lo aprovechó Rubén Castro. Y llegó entonces el enésimo regalo defensivo de los andaluces. Roncaglia cabeceó libre de marca un córner para establecer el 3-3 definitivo.

El punto quizá sepa a poco, pero tras ver el rendimiento del Betis durante buena parte de la primera mitad, quizá deberíamos darlo por bueno. A Víctor le queda por delante un arduo trabajo para mejorar las prestaciones defensivas de la plantilla que tiene a su disposición. Si no lo hace, será complicadísimo sumar de tres en tres.

LO MEJOR: el buen partido de Ceballos y la reacción tras ir por detrás en el marcador.

LO PEOR: la fragilidad defensiva del equipo.

VENTAJA PESE AL POCO FÚTBOL

Real Betis Balompié 1 (Sanabria) – R.C.D. De La Coruña 0

Victoria mínima del Real Betis Balompié en partido de escasa brillantez y poca emoción. Los de Víctor toman ventaja en la eliminatoria ante un rival en horas bajas. Como aspecto positivo, hay que destacar el primer gol de Sanabria con la camiseta bética. El partido no tuvo mucha historia.

El Betis salió con ocho cambios en la alineación con respecto a la de Eibar (solo repitieron Mandi, Donk y Piccini) pero con el mismo dibujo sobre el césped del Villamarín. La medular de los de Heliópolis fue incapaz de generar un juego dinámico y rápido, salvo en dos acciones: la que acabó en gol, tras una veloz internada de Durmisi, con posterior pase a la cabeza de Sanabria para que el paraguayo anotase el único tanto del partido y otra jugada que terminó con un disparo de Felipe que apunto estuvo de poner más ventaja en el marcador.

Y todo esto (o solo esto), en la primera parte. En la segunda, nada de nada. El Deportivo fue el dueño absoluto del partido tras el descanso, pero se mostró inoperante, tímido y poco contundente ante la defensa bien ordenada del Betis. Los dos equipos tienen por delante mucho trabajo por hacer. Las prestaciones que están dando son muy bajas y, de no mejorarlas, los apuros y las fatiguitas estarán garantizadas hasta mayo.

Con este bonito y fantástico formato de Copa, tenemos que esperar tres semanas para ver el equipo que pasa a los Octavos de Final de la competición. Visto lo visto, no creo que el Betis deba tener problemas para pasar la eliminatoria. Y sinceramente, no se si eso es una buena o mala noticia.

LO MEJOR: el estreno goleador de Sanabria.

LO PEOR: el pobre fútbol que genera el Betis.

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

LOS MISMOS ERRORES DE SIEMPRE

S.D. Eibar 3 (Pedro León, Enrich y Kike) – Real Betis Balompié 1 (Rubén Castro)

Derrota justa y merecida del Betis en Eibar en un partido malísimo de los verdiblancos. El encuentro estuvo condicionado por la temprana expulsión de Piccini, en la jugada que dio origen al primer gol eibarrés.

Repitió Víctor el once inicial de la pasada jornada pero no sirvió para lograr un resultado positivo. La presión no fue efectiva y el equipo se vio desbordado desde primera hora por el rival. Una perdida de Ceballos en el centro del campo dio origen a un contragolpe del Eibar que terminó en falta y expulsión de Piccini. Como muy bien me apuntó un buen amigo, el fallo no fue tanto del italiano como de Pezzella, que estaba mal posicionado en la defensa de cinco del Betis. Para mi, la falta es clara y la expulsión, sí puede generar dudas. El libre directo posterior lo convirtió magistralmente Pedro León.

A los cinco minutos del tanto del murciano llegó el segundo de los de Ipurúa. A Bruno le pillaron las espaldas (como en el Pizjuán, Anoeta…) y Enrich mandó a la red el balón con gran cabezazo. Minuto veinte y el partido finiquitado. Porque del tiempo restante hay muy poco que reseñar, salvo el empuje del último cuarto de hora, con gol incluido de Rubén Castro y el postrero tercer tanto del Eibar cuando el Betis buscaba un empate que jamás mereció.

LO MEJOR: el gol de Rubén tras nueve partidos de sequía.

LO PEOR: las facilidades y la fragilidad defensiva del Betis.

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

ESQUINAZO A LA MALA IMAGEN

Real Betis Balompié 2 (Bruno y Mandi) – U.D. Las Palmas 0

Dos saques de esquinas botados por Joaquín y cabeceados por Bruno y Mandi sirvieron para lograr una balsámica victoria frente a la Unión Deportiva Las Palmas. Eso y un trabajo serio y constante en la presión al rival.

Salió el Betis con un 3-5-2 al césped del Villamarín y con la clara intención de no jugar cómodo al equipo canario. La presión de todo el equipo fue eficaz e impidió que los de Setién jugaran como están acostumbrados. Especial mención hay que hacer al atosigamiento realizado por Joaquín sobre Roque Mesa cada vez que el futbolista gran canario quería hacer jugar a los suyos. Tras los robos béticos, la idea era clara: salir con velocidad buscando al portuense y a Rubén Castro. Pudo llegar el gol en una ocasión del máximo goleador de la historia del Betis y en otra jugada en la que se precipitó Alex Martínez tras un pase espectacular de Ceballos.

El primer tanto verdiblanco llegó antes de la media hora, cuando Bruno cabeceó maravillosamente un saque de esquina del capitán bético. El conjunto amarillo no inquietó apenas a Adán en la primera parte, salvo un chut centrado de Araujo. Antes de que el árbitro señalara el camino de los vestuarios, otro saque de esquina botado por Joaquín acabó en gol, esta vez tras el remate de Mandi.

En la segunda mitad, los de Víctor bajaron el ritmo de presión, esperando a que el rival diera un paso al frente y se fuera al ataque descaradamente para intentar ampliar la ventaja en los presumibles contragolpes. Ni una cosa ni la otra. Los canarios solo se acercaron a la portería bética muy al final, con un buen disparo de Vicente que se encontró con una gran parada de Adán. Poco a poco se fue acercando el final, sin sobresaltos, sufrimiento y contratiempos no deseados.

Sin caer en un triunfalismo innecesario y en una descabellada euforia, si hay que elogiar la actitud de los futbolistas, el gran trabajo físico desarrollado por el equipo y la sensación de que hay más materia prima de la que habíamos visto hasta hoy. Y por supuesto, la constatación de la importancia que este entrenado le da a las jugadas de estrategia. A seguir trabajando.

LO MEJOR: la victoria y la imagen de equipo solidario y comprometido.

LO PEOR: algunos fallos desesperantes de Piccini.

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

MALO, COMO DE COSTUMBRE

Villareal C.F. 2 (Trigueros y Soriano) – Real Betis Balompié 0

Nuevo partido lamentable del Betis de Poyet, esta vez ante el Villarreal, que deja al club verdiblanco a tan solo dos puntos de las plazas de descenso y con unas sensaciones nada halagüeñas.

Los de Heliópolis compitieron decentemente hasta el primer gol del rival. Salió el conjunto bético con el mismo once titular que en Navarra hace dos semanas, con Joaquín en la mediapunta y Rubén Castro en el banquillo. Presionó bien y no concedió jugadas de ataque hasta que Trigueros, a los veintiún minutos, se sacó un zapatazo tremendo para poner a su equipo en ventaja y acabar con las opciones béticas. Porque ahí se acabó el partido para el Real Betis.

Ya no le bastaba a los de Poyet con estar ordenados sobre el césped de El Madrigal. Con el marcador en contra, era el momento de pegar un paso adelante, empezar a elaborar jugadas de ataque y darle otra velocidad al partido. Pero este equipo no está para esos trotes. El Betis es un equipo ramplón, sin alma, sin espíritu competitivo y sin amor propio.

La segunda parte fue más de lo mismo, agudizándose los malos síntomas. El Villarreal olió sangre y se fue a por la presa para acabar con ella. Llegó el segundo gol amarillo a los siete minutos de la reanudación con otro chut lejano, que se tragó Adán. Desarbolado por completo, Poyet realizó un triple cambio para intentar revertir la situación. Lo que ocurrió fue que los de Escribá siguieron atacando y que pudieron lograr más goles, de no ser por la falta de acierto de sus delanteros.

De la manera que compite el Real Betis es imposible sacar resultados positivos. El equipo, como el proyecto deportivo, está muerto y acabado. No se a que esperan Haro y Torrecilla para despedir a Gustavo Poyet. El tiempo apremia y urge un vuelco en la situación deportiva de la entidad.

LO MEJOR: que sólo perdió por 2-0

LO PEOR: absolutamente todo.

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

INFAME PARTIDO DE UN EQUIPO NULO

Real Betis Balompié 0 – R.C.D. Espanyol 1 (Diego Reyes)

Segunda derrota consecutiva como local del Betis de Poyet, quinta de la temporada en diez jornadas. Partido lamentable, nulo e infame de un equipo que no sabe a lo que juega. El entrenador uruguayo no da más de si y debería ser cesado de inmediato.

Se presentó el conjunto verdiblanco con dos novedades en la alineación con respecto al
partido de Pamplona: volvió Rubén Castro (no aportó nada) al once inicial y Rafa Navarro le quitó el puesto a Piccini en el lateral diestro. Los dos delanteros en liza hacían presagiar que los verdiblancos tendrían más presencia en ataque. Nada más lejos de la realidad. Durante la primera mitad, solo dos llegadas con cierto peligro realizó el Real Betis. Mientras, los de Quique Sánchez Flores esperaban bien posicionados y sin alardes ofensivos.

El comienzo de la segunda mitad fue alentador. El Betis volvió del descanso enchufado, con más intensidad y dispuesto a lanzarse al ataque en busca de la victoria. Cinco minutos duró ese ímpetu. A partir de ahí, vuelta a lo de la primera mitad, con un juego lento, previsible y nada profundo. Y pasó entonces que, una nefasta defensa en un saque de esquina visitante, dio lugar al gol de la victoria del Espanyol.

Los de Poyet fueron incapaces de sobreponerse al tanto del rival y, en los más de veinte minutos que quedaban para el final del partido, solo dispusieron de una oportunidad para empatar, tras un cabezazo de Pezzella respondido de manera espectacular por Diego López y la ayuda del larguero. La grada volvió a pedir la marcha del entrenador verdiblanco, harta de ver el pobre rendimiento de unos jugadores a los que Poyet no les saca jugo alguno.

LO MEJOR: difícil sacar algo positivo del partido, pero me quedo con la actuación de Rafa Navarro, que mejora las prestaciones de Piccini.

LO PEOR: el insufrible juego del equipo y la sensación de no haber más cera que la que arde.

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

QUE SIRVA PARA AHUYENTAR LA MEDIOCRIDAD

Club Atlético Osasuna 1 (Torres) – Real Betis Balompié 2 (Joaquín y Felipe)

El Betis se trajo los tres puntos de Pamplona gracias a un zapatazo tremendo de Felipe en un lanzamiento de falta, con la inestimable ayuda del portero local. Antes de eso, muy poco que resaltar en cuanto a los aspectos positivos.

La primera media hora del conjunto de Poyet fue, al menos, aceptable. Sorprendió el uruguayo dejando a Rubén Castro en el banquillo y dibujando una alineación en torno a otro esquema (4-2-3-1). Las bandas en ataque fueron para Cejudo y Felipe, dejando a Joaquín con total libertad por detrás del delantero centro. Y el de El Puerto no desaprovechó un genial pase de Petros para lograr el primero de los verdiblancos.

Pero antes del descanso empezó el Betis a no sentirse cómodo. Osasuna se vino arriba y apretó a los visitantes, que pedían a gritos el descanso. No sirvió para templar la situación el tiempo de pausa, ya que solo dos minutos después de volver de los vestuarios, el equipo navarro lograba empatar el encuentro. Feo se ponía el partido, porque el Betis no generaba jugadas de peligro y el rival cada vez se encontraba más cómodo sobre el césped de El Sadar.

Hay una cosa que no se le puede discutir a los de Heliópolis, y es que, físicamente, el equipo aguanta bien los noventa y tantos minutos de encuentro. Y eso le permitió sobreponerse al dominio de Osasuna para disputar los últimos compases del envite con mayor intensidad. El gol casi llega en dos cabezazos de Sanabria primero y de Mandi después.

Y cuando el tiempo reglamentario llegaba a su fin, una falta lejana la convirtió en oro Felipe Gutiérrez. El chileno le pegó con el alma a la pelota y, gracias a la mala actuación de Nauzet, sirvió para poner el 1-2 definitivo. La victoria aportará tranquilidad a la plantilla y el cuerpo técnico tras unas semanas de dudas. Pero ojo, no se engañen, queda mucho trabajo por delante y mucho margen de mejora.

LO MEJOR: la victoria y los dos buenos goles del Betis.

LO PEOR: las dudas que genera el juego del equipo.

EL DETALLE: la suplencia de Rubén Castro tras 94 partidos consecutivos de Liga.

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

ESTE BETIS ES UNA CALAMIDAD

Real Betis Balompié 1 (Cejudo) – Real Madrid C.F. 6 (Varane, Benzema, Marcelo, 2 de Isco y Cristiano)

El Betis sufrió su mayor goleada en contra como local de todas las sufridas en la máxima categoría. El equipo de Poyet dio una patética y ridícula imagen y la afición, harta de estar harta, pidió la marcha del técnico uruguayo.

A los tres minutos se puso el partido cuesta arriba con el gol de Varane tras una falta lateral botada por Kroos, defendida de manera lamentable por los defensores verdiblancos. El Betis no reaccionó porque, a día de hoy y de la manera en la que está trabajada el equipo, no tiene argumentos para intentar poner en apuros al Real Madrid. A los de Zidane no les hizo falta hacer un alarde de juego y derroche físico para noquear a los locales. Le bastó con aprovechar un error grosero de Joaquín y contragolpear y presionar bien para sentenciar el encuentro. 0-4 al descanso. Poco más se puede decir.

Logró recortar distancias Cejudo tras la reanudación. El Betis pasó del 4-3-3 al 4-4-2 y mejoró algo. En buena parte porque el rival tenía el partido en el bolsillo y no arriesgó todo lo que pudo. Aun así, Isco y Ronaldo llevaron al marcador el 1-6 definitivo, cerrando un partido calamitoso, bochornoso y esperpéntico de los de Heliópolis.

Del partido no hay nada más que contar. De la situación del equipo, del trabajo de Poyet, de lo que ofrecen los que se ponen la camiseta verde, blanca y verde y de las posibles soluciones, se pueden escribir mil artículos. En caliente no voy a hacerlo. Hay que pensar bien en todo lo que rodea deportivamente a este Betis. Lo haremos.

LO MEJOR: absolutamente nada.

LO PEOR: la sensación de equipo muerto y hundido.

Pablo Caballero Payán @pablocpayan

PREOCUPANTE IMAGEN EN ANOETA

Real Sociedad 1 (Vela) – Real Betis Balompié 0

Patético partido del equipo verdiblanco en San Sebastián ante un rival flojo, que no tuvo que emplearse a fondo para derrotar al conjunto de Poyet. Muy mala imagen del Betis, que se va al parón liguero con sensaciones negativas.

Desde que empezó a rodar le balón por el césped de Anoeta se vio por donde iban a ir los derroteros del partido. La posesión del esférico apenas le duraba al Betis, que esperaba atrás para intentar coger en una contra a al Real Sociedad. Pero los de Eusebio no se desarmaron y no dejaron espacios para los contraataques béticos. La primera parte, como el resto del partido, fue un monólogo aburrido y sencillo de los donostiarras, salvo unos minutos en los que el Betis se entonó y dispuso de dos ocasiones para adelantarse.

Esta circunstancia podía presagiar que, tras el descanso, los verdiblancos siguieran en esa línea y fueran a por el partido. Nada más lejos de la realidad. La segunda mitad fue aun más lamentable que la primera. Ni un solo acercamiento con peligro a la portería de Rulli. Era cuestión de tiempo que la Real aprovechara un jugada de ataque para lograr el gol, y éste terminó llegando, para cerrar así una triste actuación bética.

A nivel colectivo todo ha sido deplorable. A nivel individual, cabe destacar el pobre partido de Rubén Castro, lento y desaparecido, y la nula participación de Ceballos. El canterano ha demostrado el por qué de su suplencia en este arranque de temporada.

LO MEJOR: una parada espectacular de Adán.

LO PEOR: la preocupante imagen del equipo.

Pablo Caballero Payán @pablocpayan