CERRADO POR DESCANSO DEL PERSONAL

Desde Sentir Bético queremos anunciar a nuestros lectores que nos vamos a tomar unos días de necesario descanso. Desde que el balón echó a rodar en el pasado agosto hemos publicado 112 artículos y crónicas y os emplazamos a todos hasta el comienzo de la pretemporada.

Ha sido un magnífico curso para nuestro Real Betis Balompié y para nosotros. Nuestra página en Facebook y nuestra cuenta en Twitter han crecido considerablemente y nos reconforta. También nos enorgullece y nos agrada el hecho de contar desde enero con uno más en el equipo. Manuel Rey nos ha aportado muchísimo y esperamos que siga haciéndolo.

Así que toca descansar poco más de tres semanas para recargar las pilas y afrontar una apasionante temporada 18/19, en la que volvemos a Europa y en la que tenemos puesta mucha esperanza para seguir creciendo y disfrutando con nuestro equipo del alma. Muchas gracias a todos y nos vemos a la vuelta.

Atentamente, los tres mosqueteros de Sentir Bético.

EL MARKETING ILUSTRADO

JJBarquín @barquin_julio Habría que ser un necio para no reconocer las capacidades y el soplo de aire fresco que han traído Haro y Catalán a un club que olía a naftalina hace poco tiempo. La mejora de las estructuras, la modernización y la profesionalización en todos los estamentos de la institución es un hecho palpable y celebrado por toda la afición. Pero esta semana hemos visto como cerca de 2.000 béticos se veían afectados por una decisión despótica e impropia de un club que busca la profesionalidad.

El comportamiento del club y del consejero Rubiales en la gestión de los cambios provocados por la desaparición de las últimas filas de varias ubicaciones del estadio han supuesto una tremenda decepción para muchos socios. También para mí. Ni la forma de proceder ni la reacción han sido las más idóneas. Todos sabemos que reubicar iba a traer problemas y molestias, pero ni se ha comunicado correctamente ni la respuesta posterior ha sido la más idónea. Si esto lo hace el innombrable de la calle Jabugo lo habríamos crucificado.

Por supuesto, que tenemos que modernizarnos y apostar por activar recursos que hagan ingresar “cash” en el club. Todos queremos ver calidad y cantidad sobre el césped y para eso hay que buscar billetes hasta debajo de las piedras. Hay medios en el mundo empresarial para hacer caja. Por ejemplo, buscar un patrocinador para el estadio y ligar el Benito Villamarín a una gran marca o potenciar las actividades lúdicas en el estadio.

Pero el club y el consejero Rubiales deben saber que no todo vale en el business del club. Las empresas, los patrocinadores o el marketing nunca deben estar por encima del valor más preciado del Real Betis: su afición.  Se debe avanzar e innovar, pero no a costa de los que, año tras año, hicieron grandes esfuerzos para pagar un abono y romperse la garganta apoyando a su equipo. En primera, en segunda y en tercera. Fieles que no merecen este trato. Exprimir los beneficios en detrimento del derecho de uso de sus abonados es un sacrilegio. La afición es intocable.

Por eso, me ha sorprendido estos días leer en las redes sociales a muchos aficionados apoyar la cacicada del club en este tema. Es muy fácil hablar cuando no le toca a uno y dictar sentencia cuando uno ve los toros desde la barrera. Se han demostrado dos cosas: tener muy poca solidaridad y que comienzan a pulular los palmeros del poder.

Mal camino llevamos si el negocio, los billetes y el marketing pisotean a los que desde hace más de un siglo apoyan incondicionalmente al club de sus amores. Mal camino llevamos si el despotismo comienza a instalarse en un club que parecía que tomaba un rumbo correcto, profesional e intachable. No volvamos al todo para el pueblo, pero sin el pueblo. No volvamos a hablar de dictadores.

 

 

 

 

 

EL BETIS DE NUESTRAS VIDAS

JJ Barquin @barquin_julio La publicidad y el marketing son herramientas esenciales para crear y mejorar la relación de una marca o producto con sus potenciales clientes. Están para estimular, para provocar o para emocionar. En definitiva, para vender. En el Betis no hacen falta. El bético es un cliente fiel, el mejor prescriptor de la marca de las trece barras.

La campaña presentada ayer sirve como pistoletazo de salida para saber lo que costará el abono y ver las fechas para posibles opciones de cambio de localidad o modalidades de entrada al campo. Y sirve para sentir el Betis como grupo, para compartir sensaciones, experiencias y vivencias personales. Las redes sociales así lo confirmaban ayer.

El sport de la campaña de abonos 2018/2019 es una bonita historia, un bonito reconocimiento a los canteranos, que son el reflejo de cualquier aficionado en el campo, y a las madres, por ser el amor más profundo, sincero y definitivo que existe en la vida. Eso es el Betis. Fidelidad infinita, creencia ciega, amor eterno.

El spot es un excelente reconocimiento a una afición diferente, particular y única. Una afición que con muy poco se conforma, aunque lo espera todo de su equipo, como cualquier madre con su hijo. Una afición que saborea los éxitos y digiere las derrotas, como cualquier madre enseña a su hijo a saber que la vida es un compendio de alegrías y sufrimientos. Una afición que se siente como una gran familia, que comparte un sentimiento profundo e inexplicable por las trece barras.

El Betis está presente en nuestras vidas desde que tenemos uso de razón. No somos capaces de comprender la vida sin él. Es una necesidad vital. Un sentimiento de pertenencia sublime, que nos permite transitar de otra manera por la vida. El Domingo es otro, si juega el Betis. La vida es otra con el Betis.

Hace cuatro años, en un viaje por la vecina Portugal, visité el impresionante Monasterio de Batalha con mi pareja. Nos sentamos para contemplar su majestuoso interior y en un momento de reflexión, solté una frase con la que estuvo todo el día riéndose sin parar. Hablando sobre la muerte, le dije que mi mayor preocupación, cuando terminase mi periplo por la tierra, era no saber cómo había quedado el Betis cada Domingo. Así somos, así lo vivimos. Qué le vamos a hacer.

PD.: En un día de grandes emociones por el spot, no debemos olvidar otra gran noticia para el beticismo. El Betis saldrá del concurso de acreedores de manera definitiva en 2019. Se cierra una puerta abierta por el infame dictador de la calle Jabugo.

MÁS NOVIAS QUE UN MORO

Pablo Caballero Payán @pablocpayan “Siete novias tuve, más novias que un moro…” dice Kiko Veneno en su canción Joselito y eso mismo debe estar pensando Fabián Ruiz con las de propuestas y ofertas que están llegándole para que cambie de aires. Y bien merecidas que son, porque estamos hablando de un futbolista con unas previsiones de futuro superlativas.

Y encima las novias no son del montón. Los rumores apuntan a las italianas AS Roma, SSC Napoli y Juventus de Turín, la inglesa Manchester United y las españolas FC Barcelona, Real Madrid y Valencia CF. Sin duda alguna, mareantes, atractivas y seductoras ofertas para que el palaciego cambie de aires en las próximas semanas.

La temporada de Fabián ha sido para enmarcarla: pieza clave en las alineaciones de Quique Setién, tres golazos magníficos, seis asistencias de gol y 34 partidos de Liga jugados, acumulando 2663 minutos y solo siendo superado por Aïssa Mandi y Antonio Adán en tiempo sobre el terreno de juego. Extraordinarios registros para el zurdo mediocampista bético.

Y ahí es donde debe hacerse fuerte el Real Betis para convencer a Fabián y que siga, al menos, una temporada más en Heliópolis. Su carrera está empezando y necesita jugar, coger experiencia y ser importante en su equipo. Eso se lo garantiza el equipo verdiblanco más que otros clubs. Y si no que le pregunte a su amigo Dani Ceballos si hoy volvería a marcharse al Real Madrid.

Además esta temporada va a ser muchísimo más complicada para Fabián, que debe consagrarse y cumplir con las expectativas creadas en torno a él. Aquí va a disponer de tres competiciones en las que explotar todo el talento que lleva dentro para convertirse en un futbolista de referencia al más alto nivel y poder aspirar a mejores contratos si ratifica sus prestaciones.

Sé que es muy tentador para el jugador, su familia y, no nos engañemos, incluso para el Real Betis, el dinero que movería su traspaso. Pero opino que esperando un año más todos pueden ganar más euros. Ojalá que Fabián escuche la canción de Kiko Veneno y complete la estrofa del principio de este artículo, que se completa con un “me salieron malas y a las siete abandoné”

FOTO: corrieredellosport.it