EMPATE A CONTRAESTILO

Real Betis Balompié 0 – Real Sociedad 0

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Empate sin goles en el Villamarín en un partido en el que el Betis no pudo imponer su estilo y no controló el juego. Estuvo a merced de lo que propuso el equipo donostiarra y, pese a tener los de Setién las más claras ocasiones de gol, pueden dar los verdiblancos por bueno el punto logrado.

Volvió a cambiar de sistema el técnico cántabro y dispuso al equipo con tres centrales nuevamente, incluyendo a Júnior en el costado izquierdo de ese trío defensivo. El dominicano cuajó un partido notable, luchando mucho y bien contra Canales, que anoche demostró que atesora fútbol del bueno en sus botas. Descansó Joaquín y el equipo lo notó en exceso porque jamás tuvo el control del juego, careciendo de ese fútbol de posesión y asociativo que ha caracterizado al Betis esta temporada. Corrió detrás del balón durante mucho tiempo y lo notó en la recta final del choque, a la que llegó fundido.

Aun así, tuvo el Betis más oportunidades para romper el empate que la Real Sociedad. Tello erró un mano a mano clarísimo en la primera mitad o, mejor dicho, se encontró con una intervención magistral de Moyá. El portero balear volvió a lucirse ante el catalán en la segunda mitad sacándole un balón que se colaba cerca de la escuadra. También tuvo dos ocasiones Júnior y otra Joaquín cuando el partido llegaba a su fin. En el conjunto txuri-urdin solo Odriozola rozó el gol, pero se encontró con una magnífica respuesta de Adán.

El punto logrado se antoja insuficiente para seguir creciendo y recortando puntos con la sexta plaza, que queda ahora a cuatro puntos. Al menos no se perdió y se logró mantener por segundo partido consecutivo la portería a cero. Ahora vienen dos salidas complicadas ante el Valencia y el Alavés, que desde que Abelardo es su entrenador ha logra seis victorias y un empate en siete partidos como local.

LO MEJOR: el partido solvente y serio de Júnior y que se dejó la portería a cero por segundo jornada consecutiva.

LO PEOR: que se corrió mucho tras la pelota y no se controló el partido. También destaco como negativo a los impresentables que silbaron cuando por megafonía se dijo que también se guardaría el minuto de silencio por el ertzaintza fallecido en los aledaños de San Mamés.

FOTO: Diario Vasco