PACIENCIA: PALABRA TABÚ

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Quique Setién pronuncia en cada entrevista o rueda de prensa una palabra tabú en el Real Betis Balompié: paciencia. Y tiene más razón que un santo, pero pedirle al bético que sea paciente, con todo lo que llevamos a nuestras espaldas, es una temeridad. Y repito: lleva más razón que un santo.

Todo proyecto requiere de tiempo, tranquilidad y fundamentarse en pasos firmes y decididos. El Betis ha sido una máquina de triturar proyectos desde que se consiguiera la Copa del Rey en 2005. Cambios continuos de entrenadores, directores deportivos, presidentes, consejos de administración y un rosario infinito de jugadores que, salvo en raras excepciones, no han contribuido al crecimiento de la entidad.

Todo esto le importa poco a Quique Setién, que cada vez que habla da una lección de cordura y sensatez que, por lo menos a mí, me gusta. Lo que pasa que ese discurso es muy difícil que convenza y cale en muchos béticos hastiados y cansados de esperar el resurgir del club verdiblanco. Y aparece entonces la exigencia para que se obtengan resultados de manera inmediata, la desesperación y frustración cada vez que se pierde un partido.

Yo entiendo la postura de ambos bandos. Porque hasta yo, que cuando me sosegó y me calmo veo sensato ser paciente, me enciendo y me desespero cuando el equipo se viene abajo, como ocurrió entre noviembre y diciembre pasado. Es muy difícil mantener la calma y apostar por la paciencia y la tranquilidad con el peso que lleva el bético en la mochila de las decepciones.

Ahora bien, hay un aspecto en el que no se admite otra postura que la de ser paciente y cuerdo. Ahí Setién debe ser radical. Me refiero a cómo debe gestionar el técnico cántabro la inclusión de Loren Morón en el primer equipo bético. El delantero marbellí tuvo un debut espectacular, redondeado con los dos goles del Betis y, como colofón, siendo el elegido MVP de la jornada 22 de la Liga Santander.

A Loren hay que saber dosificarlo y darle minutos con inteligencia y sabiduría. Así su crecimiento como futbolista de Primera División será mucho mejor y más beneficioso para él y para el Real Betis Balompié. Confiemos en que el discurso paciente, sensato, coherente e inteligente de Setién se mantenga en este apartado para beneficio de todos.

FOTO: Real Betis Balompié