EL GOL DEL ALMA

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Hay celebraciones de goles que dejan a las claras los sentimientos de los futbolistas. La de Sergio León el pasado viernes en el Villamarín habla por sí sola. El delantero de Palma del Río estrenó la nueva de grada de Gol Sur con un testarazo y estalló de felicidad como si fuera (que lo es) un hincha más.

Casi siete años y medio han pasado desde que debutara en el primer equipo verdiblanco de la mano de Víctor Fernández. Fue un Sábado de Pasión, en u partido que el Real Betis perdió frente al Girona. Solo fueron 26 minutos sobre el césped de Heliópolis. Ya no volvió a jugar más. En enero de 2011 se marchó al Reus Deportiu, para pasar luego por el filial del Elche, Real Murcia, Llagostera, el primer equipo del Elche y Osasuna.

Ahora, tras muchos goles y ofrecer un rendimiento muy bueno en los distintos equipos, tiene la oportunidad de defender los colores que siente, con los que se identifica y por los que luchará con un pelín más de amor propio que otros jugadores. Tiene la difícil, por no decir imposible, papeleta de hacer olvidar con sus goles a Rubén Castro. No seré yo el que establezca una comparación entre los dos futbolistas. Eso perjudica bastante a Sergio León.

En el Camp Nou erró una oportunidad clamorosa y muchos le atizaron de lo lindo. Por las redes sociales hubo bastantes mensajes del tipo “anda que eso lo iba a fallar el que está en China”, olvidándose de que el que está allí falló en enero un mano a mano ante el mismo portero y el mismo rival que hubiera supuesto el 2-0 y la sentencia de un partido que, finalmente, el Fútbol Club Barcelona consiguió empatar.

Espero el gol ante el R.C. Celta sea el primero de muchos. Siento una especial predilección por aquellos futbolistas que han tenido un camino complicado y sufrido para llegar a la élite. Sergio León se ha ganado con su trabajo y con su sudor el poder disfrutar de esta oportunidad ante su afición. Enhorabuena y a seguir con el mismo paso firme y decidido.

FOTO: spherasports.com

TRIUNFO EN UNA NOCHE INOLVIDABLE

Real Betis 2 (Sergio León y Feddal) – RC Celta 1 (Maxi Gómez)

JJ Barquín @barquin_julio Nunca jamás se olvidará entre el beticismo el estreno de la temporada 2017-18. Noche espectacular en un campo remozado y con un ambiente impresionante. Primeros tres puntos del nuevo Betis de Setién que sigue demostrando que no le tiembla el pulso a la hora de contar con chavales de la cantera. Francis fue la sorpresa de la alineación y muy bien que lo hizo el extremo, como bien lo hizo Narváez en Barcelona.

Y eso que comenzó el encuentro con un error garrafal de marcaje en un córner, cosa que aprovechó Maxi Gómez para adelantar al equipo de Unzúe. Fueron los peores minutos del Betis porque comenzaron a volver los fantasmas del pasado y parte de la grada comenzó con ese rum rum molesto cada vez que había una desaplicación. Pero la gran mayoría del estadio siguió animando, aplaudiendo y apoyando a los hombres de Setién, que poco a poco fueron arrinconando al Celta, gracias a un excelente director de orquesta como Guardado.

Partidazo del mejicano junto con el músculo que aportan Javi García y Camarasa, que han mejorado sensiblemente el centro del campo verdiblanco. Con ese fútbol de toque y asociación que propone Setién, el Betis consiguió el empate con un excelente cabezazo de Sergio León tras un genial pase de Guardado.

Tras el descanso, el equipo siguió jugando de la misma manera, con apoyos continuos, presión y mucha velocidad por banda con los extremos y laterales. Con un Celta muy timorato y solamente agarrado a una genialidad de Aspas, el Betis seguía a lo suyo con un Guardado omnipresente , que también saco el córner que remató de manera magistral Feddal. Éxtasis verdiblanco en una remontada que materializaron los jugadores y una afición que demostró ayer otra vez más que es única.

Lo mejor: El partido de todo el equipo, donde destacaron Guardado, Javi García y Sergio León. Los casi 46.000 que estuvimos disfrutando de una noche extraordinaria y mágica.

Lo peor: El tremendo error de marcaje en el gol del Celta. La megafonía sigue sonando igual o peor que antes.

LOS PEREGRINOS

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Vuelve el Real Betis Balompié a su remozado templo de la Avenida de La Palmera y allí peregrinarán decenas de miles de fieles peregrinos verdiblancos que, como cada año, han renovado su fe y su ilusión con el equipo de sus amores.

Hay muchos tipos de fieles creyentes a la causa bética. Los hay que peregrinan convencidos del éxito, de que este año toca volver a ser lo que fuimos, que ya está bien de fatiguitas, malos ratos y mediocridad. También está el bético que acude al Benito Villamarín para ver in situ como sus malos presagios y su pesimismo se confirman. Y existe otro tercer tipo de fiel peregrino, entre los que me incluyo, que van sin esperar nada a cambio. Me explico.

Yo voy a verlas venir. Me he cansado de tener falsas expectativas y solo creeré en lo que vea allí. Mi fe, mi confianza y mis creencias duran noventa minutos, más lo que quiera añadir el árbitro de turno. Durante esa hora y media me ilusionaré, me alegraré, disfrutaré, gozaré, me enfadaré y saldré del estadio decepcionado en función de lo que vea sobre el césped de Heliópolis. Y me iré a mi casa con la conciencia tranquila, entendiendo que a este circo cada uno le da la importancia y le afecta, positiva o negativamente, lo que uno quiera.

Lo que es irremediable, independientemente de cómo vivas tu fe en el Real Betis Balompié, es que los béticos volvemos año tras año a renovar nuestro voto y nuestro amor por el escudo de las trece barras verdiblancas. Y así seguiremos, porque si no nos hemos cansado ya, dudo mucho que lo hagamos en un futuro.

FOTO: Real Betis Balompié.

NUBES DE OTOÑO

JJ Barquín @barquin_julio Ha sido un verano de euforia desmedida. La borrachera de ilusión ha ido in crescendo a medida que Serra anunciaba los fichajes. Los béticos, que somos como somos, nos hemos partido la camisa varias veces. No en un casamiento pero sí en cada partido o entrenamiento de pretemporada, donde las gradas se llenaban e incluso se quedaba público sin poder entrar. Estamos locos de la cabeza o muy aburridos, que el verano es propicio para estas cosas.

Pero es verdad que lo planteado por Serra y Setién ilusiona. Tello, Javi García, Boudebouz, Barragán, Guardado o Sergio León mejoran la plantilla de años pasados. Y no es una impresión personal. Los datos, fríos pero objetivos, hablan a las claras de esa mejora. La pasada semana, un interesante artículo de Kiko Hurtado en Marca, señalaba que el portal Transfermarkt.com había aumentado el valor de la plantilla bética en más de un 30% respecto al año pasado.

Según esta página, experta en estadísticas y tasación de jugadores, la plantilla ha pasado de estar valorada en 68,4 millones de euros a valer 91,1 millones de euros. Serra ha conseguido subir al equipo de la posición 14ª a la 11ª en valoración, superando a clubes como Espanyol, Deportivo, Eibar ó Málaga. En esa curiosa información se destaca que Adán (8), Javi García (7), Tello (8) y Boudebouz (10) son los jugadores franquicia.

La euforia desmedida puede cegarnos y tenemos que ser conscientes que habrá momentos difíciles, bajones de rendimiento y partido malos. Porque si eso es normal en un equipo de fútbol, en el Betis es un signo de identidad. Por algo nos dicen el Curro Romero del fútbol, puesto que durante nuestra historia hemos sido capaces de lo mejor y de lo peor.

Son y serán los momentos para dejar a un lado el corazón y acariciar la razón. Para templar los nervios y el sofocón y pensar con la cabeza. Para saber que ni en agosto éramos los mejores, ni en enero, los peores. Para entender que una temporada es muy larga y saber que debe primar la regularidad, siempre acompañada de serenidad y templanza. Serán los momentos donde vendrán las nubes al Villamarín. Por otoño o primavera, pero seguro que vendrán. De hecho, para los “new-esigentes” ya están aquí.

 

 

TRES MINUTOS FATALES

FC Barcelona 2 (Deulofeu y Sergi Roberto) – Real Betis 0

JJ Barquín @barquin_julio Primer partido y primera derrota de un Betis que pretende más de lo que puede dar, por el momento. No decimos que el planteamiento de Setién no pueda llevarse a cabo pero necesitará tiempo y paciencia por parte de todos. Se producen muchas imprecisiones en la salida del balón, pérdidas imperdonables en zonas de riesgo y se genera poco peligro arriba. Con ese panorama, queda mucho trabajo por hacer y la liga no es el mejor sitio para ensayar.

Comenzaba el Betis con un 4-3-3, con personalidad y con la intención de presionar muy arriba para dificultar la salida de balón de Barsa. Pocas veces se conseguía, por la calidad del conjunto culé y el equipo comenzó a recular hasta pasar a un 4-5-1, que dejaba muy perdido a Sergio León. Hasta el minuto 35 de la primera parte, el Betis no había creado mucho juego pero tampoco había pasado grandes apuros, frente al Barsa más triste y débil de los últimos años.

Pero en ese minuto, una mala salida de balón dio la oportunidad a Deulofeu a entrar por banda y en su intento de dar el pase de la muerte a Messi, el balón se fue directamente al fondo de la portería defendida por Adán. Justo al minuto de esa jugada, Sergio León se quedaba delante de Ter Stegen y se le hizo de noche cuando se vio delante del portero alemán y se dejo robar la cartera por Macherano.

Podía haber sido el empate y un golpe duro a un equipo que ahora mismo vive en un punto de pesadumbre y melancolía generalizada. Pero del empate se paso al 2-0 en el siguiente minuto con otro error importante de la zaga verdiblanca. La segunda parte fue un entrenamiento con público pues ni el Barsa apretó el acelerador ni el Betis mejoro la plana imagen ofrecida en el primer tiempo. Solamente los destellos de Messi fueron el aliciente necesario para seguir delante del televisor, además de ver cómo los postes salvaban al Betis de un goleada.

Lo mejor: El debut de los canteranos.

Lo peor: La nula generación de fútbol de mediocampo hacia arriba.

PD.: La cadena BeinSport se ha lucido eligiendo a Patrick Kluivert como comentarista. Su retransmisión ha sido dantesca: en la primera parte, por ser un culé fanático mientras que, en la segunda parte, ha exagerado su peloteo al Betis ante el toque de atención que habrá recibido. Nefasto.

CERRADO POR VACACIONES

Sentir Bético se va de vacaciones. Desde que comenzáramos nuestra actividad en septiembre del año pasado, hemos publicado 133 escritos, entre artículos de opinión, crónicas de los partidos, mensaje de bienvenida, felicitación navideña…, y es hora de recargar las pilas para volver con la batería cargada cuando comience la competición.

Muchas gracias a todos los que visitáis este blog y a los seguidores de nuestra página de Facebook y nuestra cuenta de Twitter.

Os esperamos en unos días. Y que viva el Real Betis Balompié.