QUE SEA DE CAÑÓN

Pablo Caballero Payán @pablocapayan Ángel Haro y José Miguel López Catalán han vuelto a ganar una Junta de Accionistas del Real Betis Balompié. La cuarta desde septiembre de 2015. El aspirante Rafael Salas no convenció al accionariado bético y obtuvo la mitad de apoyos que ABA. El proyecto del Presidente y el Vicepresidente, mediocre en lo deportivo, tiene una nueva oportunidad que, sin duda alguna, será la última.

¿Y ahora qué? Pues ahora toca estar a la altura del club de nuestros amores. Ya está bien de guerras entre béticos. No digo con esto que haya que ponerse un venda en los ojos, agachar la cabeza y tragar con todo lo que nos propongan. Ni mucho menos. Como dice nuestro himno, tenemos que estar apiñados como balas de cañón. Para lo bueno y para lo malo. Porque es evidente que si no se consiguen los resultados que debe tener la entidad verdiblanca, debemos estar unidos también para provocar un cambio de rumbo, un relevo en el puente de mandos de la nave bética.

Se avecinan decisiones y circunstancias trascendentales y de vital importancia para el Real Betis Balompié. El pacto con Lopera está a la vuelta de la esquina y, por fin, la excusa de la judicialización del club pasará a mejor vida. Hay que estar atentos y velar porque la venta de las acciones se haga de manera justa, al alcance de una amplía mayoría de béticos y que no queden en pocas manos. Así, los dirigentes tendrían siempre la seguridad de que si no cumplen con lo que la entidad merece, su futuro no estaría garantizado.

Pero para que todo esto sea posible hay que dejar de lado, definitivamente, los egos, los intereses personales, las rencillas y las cuentas pendientes, y pensar, de una vez por todas y de manera exclusiva, en el Real Betis Balompié. A muchos se les ha olvidado que aquí lo que cuenta es la salud de nuestro club, el progreso de la institución y los beneficios que ésta tenga. El resto importa entre cero y nada.

Así que por el bien común, deseo y espero que el Presidente y el Vicepresidente triunfen. Ojalá que la última bala que han disparado dé en el centro de la diana. Y que, volviendo al himno, esa bala sea de cañón y traiga la unidad que tanto necesita nuestro querido Real Betis Balompié.

CUARENTA AÑOS

Nils Liedholm. Ese es el nombre del entrenador sueco del Milan que no tuvo reparo alguno en reconocer delante del universo futbolístico que Cardeñosa, Alabanda y López era el mejor centro del campo que había visto jamás. “Una media que marcará época”, dijo tras la eliminación de los rosoneros de la Recopa del 77.

Al poco tiempo de esa fecha, la casualidad o el destino quiso que conociera a Javier López tras un partido de liga en el Villamarín. En un bar próximo estadio tomaba un refrigerio con mi padre y abuelo, cuando Javier -con ese estilo directo y espontáneo- se metió en la conversación al escuchar a mi abuelo hablar de su Cantabria natal. Recuerdo que estuvieron hablando un buen rato de la “tierruca”, de sus valles, de sus gentes y de esa región infinita que enamora a quien la visita. Había conocido a uno de los mitos de la copa del 75.

Años más tarde, la casualidad o el destino nuevamente hizo que Javier visitará la tienda de mi padre para ofrecerle anchoas del cantábrico. Se acordaba de ese primer encuentro y vino más veces por el Cerro del Aguila para charlar largos ratos con mi abuelo. Nuevamente, no se si la casualidad o el destino, la vida hizo que me encontrará con Javier en las pistas de tierra de Piscinas Sevilla. Durante varios años jugamos muchos partidos de tenis y es ahí donde pude comprobar la raza de la que estaba hecho el de Laredo.

Constante, tozudo, obstinado, luchador, orgulloso, ganador puro. En esos años, supe y hasta lo comprobé en mis carnes que Javier luchaba cada pelota como si le fuera la vida en ella. Fue cuando me di cuenta que ese fue el carácter que impregno a un equipo que hizo vivir a los béticos algunos de los mejores momentos de nuestra historia. Fue cuando realmente conocí al verdadero mito.

Ayer, 25 de junio, se cumplieron cuarenta años de la gesta del Calderón. Con un vasco en el banquillo y un equipazo sobre el césped, el Betis dio la campanada ante el Rey de Copas. Un Athletic con estrellas como Dani, Irureta, Villar, Amorrortu, Chechu Rojo o Iribar tuvo que doblar la rodilla ante un equipo que creyó en sus posibilidades y luchó hasta el final sin perder nunca la fe y la esperanza en la victoria.

Ese fue el carácter de un equipo que tenía a integrantes como Javier López, un cántabro que le imprimió al Betis ese espíritu ganador que pude comprobar en primera persona cuando costaba Dios y ayuda ganarle un partido a un hombre cercano al medio siglo de vida, cuando quien escribe se encontraba en la lozanía de los treinta años.

MEJOR QUE LA PANTOJITA

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Se vino arriba el indigno e inhabilitado ex consejero del Real Betis Balompié tras declarar ante el juez. Hablo de Manolo Castaño que, antes de reunirse con Rafael Salas (al que apoyará en la junta de accionistas), atendió a los medios de comunicación tras su salida del juzgado.

El esperpento y la esquizofrenia de ideas en la que vive este personaje se podría considerar una patología. Como no podía ser de otra manera, defendió la gestión de Lopera en los años que estuvo en la directiva del club bético, llevándola a los límites de la perfección. Durante esos años no vio nada raro en la gestión del Betis. Veremos si, como espero y deseo, tras la sentencia condenatoria a Lopera, mantiene su discurso, que lo hará, porque a desfachatez hay pocos que le empaten.

Después de dorarle la píldora a su antiguo amo, tocó atizar de lo lindo a Haro y Catalán. Con su aturullada y acalorada manera de hablar, criticó el spot de la campaña de abonados y la construcción del Gol Sur. “Para que quiero el Madison Square Garden si voy a traer a La Pantojita” Esa fue su frase más llamativa. Lo que más me sorprende es que él tenga la valentía de hacer esta comparación.

¿No se acuerda Castaño que con él como consejero se cometió el acto más barriobajero que ha sufrido el Betis en su historia? Me refiero al numerito del busto de Lopera en el palco en un derbi de Copa del Rey. Por lo menos la directiva actual está terminando esta parte del estadio y no ha dejado la obra a medio construir como pasó en tu época de directivo. Por no hablar de la mega ciudad deportiva que iba a tener el Betis en Benacazón. ¿Y cómo es capaz de criticar el vídeo de Benito Zambrano cuando en su época se hizo el spot de El Arte Bético, con una actuación estelar de José Manuel Soto?

Pero si lo que quiere Castaño es hacer la gracia sacando el nombre de La Pantojita a la palestra, vamos a jugar a ello. Vamos a tomarnos esto a guasa y, puestos a traer artistas esperpénticos y surrealistas al Villamarín, que mejor dúo que el formado por Castaño y Lopera, uno diciendo refranes con su ametralladora vocal y otro contando anécdotas alamismave. Quizá se podría hacer una actuación el día de los enamorados en la que Castaño recitara la siguiente poesía:

¿Quién es el más hortera?, dices mientras paseas

a Hugo por tu casa de El Fontanal

¿Quién es el más hortera? ¿Y tú me lo preguntas?

El más hortera… eres tú.

DERROTISMO SINIESTRO

JJ Barquín @barquin_julio No hay manera. La guerra civil en el Betis sigue su funesto camino. Cada acción que se realiza en el club se reprende por una legión de personajes descabezados que pululan por las redes sociales. La crítica es buena y hasta necesaria, si se hace desde el respeto y bajo un enfoque constructivo. Pero el acoso y derribo constante al que se somete a los rectores del club es masoquismo puro. Derrotismo siniestro.

El episodio que tocó ayer fue la presentación de la campaña de abonos del club. Desde que Ramón Alarcón, director general de negocio del club, comenzará la presentación había que ver los comentarios de los seguidores béticos en la retransmisión en directo a través de Facebook. Insultos, desprecios, ofensas, burlas y un largo sin fin de estupideces que describen a una parte de la afición que parece haber olvidado quiénes somos y de dónde venimos.

A mí personalmente no me ha gustado mucho el spot de Benito Zambrano porque el sentimentalismo barato creo que está muy manido aunque estoy en completa sintonía con el principal valor que transmite: por muy mal que vengan las cosas, el bético siempre se levanta ante la adversidad. Pero entiendo que para gustos los colores. Hay que pensar que simplemente es una herramienta de comunicación más para trasladar al universo mediático que ha comenzado la campaña de abonos. Pero de ese gustar o no gustar al ataque directo y despiadado al consejo de administración va un abismo.

Estamos inmersos en un periodo convulso y sombrío, donde vivimos en la constante decepción. Pero el Betis ha pasado por momentos mucho peores y más prolongados y ha salido airoso por el amor infinito e incondicional de su afición. Si olvidamos eso, creo que olvidamos la historia de este club. Y entonces, comenzaremos a no ser quienes fuimos. Nos transformaremos en otro club más de los muchos que hay por el mundo.

¡¡¡¡¡Viva el Betis manque pierda!!!!!

JUGANDO A DIRECTOR DEPORTIVO

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Lleva unos días la actualidad del Real Betis Balompié algo parada y aburrida. Será cosa de que se avecinan días más intensos y nerviosos conforme se acerque la Junta Extraordinaria de Accionistas y se termine (o no) de cerrar el pacto con Lopera y Oliver y, ahora, reina la calma. Pues vamos a jugar a ser director deportivo para pasar el rato.

Teniendo claro que el entrenador del club verdiblanco es Quique Setién, voy a confeccionarle la plantilla según el estilo que han tenido los equipos del técnico cántabro. Habitualmente, el santanderino ha utilizado dos sistemas en su etapa en Lugo y Las Palmas: 4-1-4-1 o 4-2-3-1. Así pues, vamos con la confección de la plantilla.

  • Portería: por Adán intentaba sacar dinero con un buen traspaso y apostaría por un portero que maneje mejor los pies. Dani Giménez seguiría como alternativa al guardameta titular.
  • Lateral derecho: Rafa Navarro y un fichaje. No es que sea mi preferido para esta posición, pero apunten el nombre de Víctor Díaz, que ha acabado contrato con el Leganés y llegaría libre.
  • Lateral izquierdo: Durmisi debe seguir creciendo en el carril zurdo. Tosca dejaría de ser central para ser la competencia del danés en esta posición.
  • Centrales: Mandi y Pezzella seguirían. Ficharía a dos defensas centrales que fueran más contundentes que los dos anteriores. Bruno sería traspasado.
  • Mediocentro/mediapunta: Petros y Jonas deben salir. El brasileño no casa con el estilo de Setién y puede dejar dinero en la caja, lo mismo que el francés, con buen cartel en su país. Ceballos y Joaquín son fijos en esta posición, en la que harían falta dos fichajes para ser indiscutibles en la medular. Brasanac puede ser un buen jugador de refresco y que complete esta zona del campo.
  • Extremos: tres fichajes nuevos hay que hacer en las bandas para el ataque. Sobre todo zurdos. A Nahuel le queda otro año de cesión y habría que intentar negociar la rescisión de la misma.
  • Delanteros: una vez fichado a Sergio León, habría que traer a un ariete para ser el hombre de referencia en este equipo. Sanabria es una duda por sus continuas lesiones; Rubén Castro tiene 36 años y es una temeridad seguir dependiendo de sus goles porque, lamentablemente, el canario no será eterno; una cesión con opción de compra sería lo ideal para Alex Alegría; y de Zozulya mejor ni hablar.
  • Cantera: Narváez, Junior e Hinojosa son los que más me gustan para que tengan alguna posibilidad de debutar con el primer equipo de manera oficial.
  • Cedidos en otros equipos: Portillo, Pacheco, Digard y Fabián deben ser traspasados o cedidos nuevamente. En el caso de los dos primeros, si el Getafe asciende, estaría obligado a comprarlos.

Esta es mi idea de plantilla para el Real Betis Balompié. Veremos dentro de un par de meses si está próxima o no a la que se confeccione de manera oficial. Y a ver si se anima un poco la actualidad que, entre calores y aburrimiento, llevamos unos días insoportables.

LOS AMIGOS DE TASCA

JJ Barquín @barquin_julio Según ABC, Serra Ferrer y Quique Setién quieren dar un giro al centro del campo del Betis. Es una noticia que abre la puerta a muchas interpretaciones. Lo más coherente es entender que el giro va hacía la búsqueda de jugadores con un perfil técnico, de buen toque de balón como gusta al técnico cántabro. Sería lo más lógico, contemplando la trayectoria de santanderino.

Pero escuchando los nombres que baraja Serra Ferrer, no salgo de mi asombro. ¿Es normal cambiar a Petros por Mosquera? ¿Es razonable malvender al brasileño para pagar una millonada al jugador coruñés? ¿Tiene sentido volver a jugársela con una adaptación, teniendo al jugador que ha demostrado su compromiso a lo largo de tres años? Todos los equipos tienen a un futbolista de corte, de cierre, que trabaja para que otros la jueguen. Casemiro, Busquets, Gabi, N’Zonzi, Enzo Pérez, Vidal, Verratti o Khedira son algunos ejemplos. Todos tienen esa función en el equipo y son piezas más que necesarias para el buen funcionamiento del conjunto.

Por eso no entiendo la jugada con Petros. Siempre me ha gustado Petros por su trabajo, sacrificio, jerarquía, pundonor y corazón. Es el jugador idóneo para hacer la raya en el centro del campo del Betis. Además, recientemente se le ha renovado por su gran aportación desde que llegó al club hace tres años. En sus dos primeras temporadas ha jugado un total de 33 partidos con lo que es un jugador fiable, serio y muy regular. Decía mi abuela, piensa mal y acertaras. Por eso algunas veces uno huele a chamusquina con el tema fichajes y comisiones. Parece que todos pillan.

Eso, o la teoría que siempre me comento mi hermano y que comenzó cuando Josef Jarabinsky ficho por el Betis. En uno de los partidos de esa temporada, cuando los jugadores (Bilek, Grussmann y Kukleta) estaban haciéndose la foto de equipo, soltó la mítica frase: “¡ea!, ya tiene Jarabinky aquí a sus amigos de tasca”. Esperemos que Setién no se traiga muchos amigos de tasca y les saque rendimiento a los hombres que tiene en la plantilla. Es muy fácil despedazar lo que se tiene y fichar a gusto del consumidor. Sería otra característica que mejoraría su imagen como entrenador.

 

EL TRIÁNGULO DE HELIÓPOLIS

JJ Barquín @barquin_julio El triángulo de las Bermudas está muy lejos de La Palmera, pero las coincidencias son palpables. Lopera, Oliver y Galera han formado otro triángulo peligroso, que ahoga cualquier posibilidad de paz judicial en el Betis. Sea por sus rencillas personales, sea por sus egos, sea por el dinero que quieren trincar, lo cierto es que la institución sigue sufriendo. Soy de los que piensa que Galera tiene razón a la hora de pensar que llegados hasta aquí, lo mejor es esperar a que la justicia decida.

Supongo que por mi desconocimiento en temas de derecho, siempre he dicho que habría que llegar hasta el final y confiar en la justicia. Los que saben de esto siempre me dicen que mejor un mal acuerdo que un buen juicio. Pero siempre les digo que en el Betis el problema es que llegar a acuerdos con trileros profesionales es un riesgo muy alto. Lopera y Oliver son gente curtida en miles de batallas, que se mueven como pez en el agua en arenas movedizas. Embaucadores profesionales.

Oliver y Lopera son muy malos amigos de viaje cuando uno tiene que ir de vacaciones a los Juzgados. Hoy soy tu amigo, mañana no te conozco. Hoy quiero 8, mañana 15. Así son estos personajes, que solamente buscan su interés personal, lo que traducido quiere decir pasta. Lopera y Oliver mueren por el Betis, pero por su dinero. No se engañen. Lo demás son palabrería barata, donde son también unos artistas. Escuchar al dictador de Jabugo y al sofista navarro produce extrañas reacciones en todos los que estamos en nuestro sano juicio. Oliver hablaba maravillas de Haro y Catalán cuando ve mucha pasta. Ayer no los veía tan maravillosos porque había que compartir la pasta entre él y “messier” de Jabugo. Es lo que tiene ser codiciosos profesionales. Y mientras tanto, el Betis en medio de todos dos personajes.

 

LA MISMA VÍCTIMA DE SIEMPRE

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Será el calor que ya empieza a hacer estragos. Será que no encuentro motivo alguno para ser optimista. Será que estoy harto de estar harto. Será que ya no me creo nada. Pero lo cierto es que entre estas cosas y los pactos extrajudiciales, la poca ilusión que me provocan Haro, Catalán, Serra y Setién y la vacía alternativa de Arriba Betis Campeón, las ganas que tengo de Betis son mínimas.

Por partes, empezaré sobre el farragoso, inacabable y cansino tema judicial. Yo quiero que Lopera pague por todo el mal que le ha hecho al Real Betis Balompié. El único pacto que contemplo es que devuelva sus acciones, asuma su culpabilidad y se vaya a su hortera y cateta casa de la calle Jabugo sin recibir un puñetero euro. Lo que se salga un milímetro de estas condiciones, lo criticaré y lo repudiaré.

En cuanto a Haro y Catalán, he de decir que, tristemente, es la menos mala de las opciones que hay ahora mismo para gobernar al Betis. Así de triste. Su fracaso deportivo es evidente y bochornoso. Un mar de dudas es lo que tengo con la llegada de Serra Ferrer a la dirección deportiva. No nos engañemos, el mallorquín será el que marque las pautas del nuevo proyecto deportivo verdiblanco. Y por otro lado, la llegada de Setién no me ilusiona. Tengo un concepto del fútbol más pragmático y práctico que el estilo que propondrá el técnico cántabro.

Y para terminar con este trío de desilusiones voy con Salas y compañía. Si patética fue la puesta en escena de su candidatura el pasado 16 de mayo, la de ayer, en la que esbozó las trece líneas maestras de su proyecto, me sigue generando las mismas dudas: incongruencias, poco real y vacía de contenidos y nombres. A eso le unimos la chulería y la altanería del segundo de a bordo. Se lució Adrián Fernández con lo que dijo sobre Serra y Alfonso.

En serio, desde que colgó las botas en 2005, ¿qué es lo que ha hecho el ex delantero bético para pensar que será una eminencia en la dirección deportiva? Si tiene tal facilidad para descolgar el teléfono y que caigan rendidos a sus pies la panacea del fútbol mundial, ¿por qué no ha trabajado para otros clubs en estos 12 años? Es lamentable que esta sea la alternativa a la triste dirección actual del club verdiblanco. Y aun así, pienso que tienen serias opciones de llegar al poder. Preveo mucha abstención de accionistas y el apoyo de Castaño a esta candidatura puede ser decisivo.

Pasan los años, pasan presidentes, pasan entrenadores, pasan directores deportivos, pasan jugadores y lo que sigue sin pasar y sin llegar es la estabilidad del Real Betis Balompié. La entidad de Heliópolis lleva muchos años siendo la víctima de gente fracasada, incompetente y dañina. Y lo peor es que no se atisba en el horizonte nadie capaz de revertir la situación.

FOTO: www.betis.mobi

EL BETIS QUE SE NOS VA

JJ Barquín @barquin_julio Escribía un aficionado en las redes sociales que “no se muere quien se va, sino quien se olvida”. Frase idónea para recordar a un ser grande que se nos ha ido para siempre pero que jamás olvidaremos. Los cristianos tienen ese plus del más allá, de la vida eterna. Pero los que creemos que llegamos, estamos y pasamos, entendemos que la muerte es el fin de una vida que debe aprovecharse para hacer el bien, para dar lo mejor de sí mismos. Y eso es lo que hizo Pedro Buenaventura Gil.

Cuarenta años en el club de su vida para servir en todos los ámbitos. Entrenador de juveniles, encargado de la cantera, delegado de campo, representante de la entidad en diversas instituciones, delegado de viajes, responsable de la secretaria técnica y entrenador del primer equipo en cuatro ocasiones. Lo fue todo en el club pero no ambiciono nada. Buenaventura representó a esa generación que lo dio todo por el equipo de sus amores, sin pedir nada a cambio. Entrega absoluta y dedicación verdadera a un Betis de años muy difíciles.

Buenaventura, Pichi, Quijano fueron algunos de los hombres de los que me hablo mi tío Antonio cuando tuvo a los jugadores de la cantera varios años en su “hotel” de Heliópolis. Me comentaba que eran señores, hombres de los pies a la cabeza, con principios, con valores, siempre dispuestos, béticos de otra pasta. Otro fútbol, otra época. Menos profesional quizás, pero más autentico. Diferente en todo caso.

Buenaventura es historia eterna, santo y seña de un Betis de otro tiempo que se nos va con una generación de hombres irrepetibles. Sus historias, sus vivencias, sus experiencias deben quedar reflejadas en la institución para que las generaciones futuras sepan de ellos y se empapen de su legado. Como él mismo decía, ser bético es una forma de ser, una forma de vivir, una forma de comportarse.

En estos tiempos de desengaño, beligerancia e lucha de intereses personales, reflexionemos y avancemos todos juntos para enderezar una nave por la que lucharon hombres como Pedro Buenaventura. Lo salvamos una vez en una aciaga noche de promoción con traidores incluidos. Ahora podemos honrarle, siendo, viviendo y comportándonos como béticos unidos.

NECESITAMOS LUCES DE ESMERALDA

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Llevamos los béticos mucho tiempo de penurias, mediocridad y monotonía de bajo nivel. Cuesta recordar cuál fue el último Betis que nos pellizco el alma. Por eso, no es de extrañar que, cuando hay el mínimo atisbo del verdadero y puro sentimiento verdiblanco, nos emocionemos.

Me vengo a referir a dos hechos, diametralmente opuestos, que han ocurrido en los últimos días: las palabras de José Juan Romero antes del ascenso del Betis B a Segunda B y la muerte de Don Pedro Buenaventura Gil. En ambas cosas ha aflorado la verdadera esencia del beticismo. Amor al Betis a raudales, sin contemplaciones y puro, muy puro.

Con la triste pérdida de Pedro Buenaventura hemos vuelto a recordar su relato del partido de vuelta de la fatídica promoción contra el Tenerife en 1989. No creo que exista un bético que no se emocione escuchando las palabras del que fuera entrenador del Betis en aquel encuentro. Sus lágrimas, como se le quiebra la voz y el agradecimiento que demuestra en cada palabra de ese vídeo dejan a las claras el amor incondicional que el trianero sentía por el escudo de las trece barras verdiblancas.

Y por otro lado está la arenga del entrenador del filial a sus muchachos antes del trascendental partido en Lorca. La frase “si os fallan, flaquean las fuerzas, mírense al escudo, no hay nada más bonito” es, sencillamente, sublime. Los jugadores saltaron al césped del Artés Carrasco con un extra de motivación que les permitió competir de manera digna y elogiable. José Juan Romero ha sabido inculcar a sus pupilos valores para defender con honradez la camiseta que visten, superando muchas adversidades.

Ojala cunda el ejemplo y los directivos de la entidad y el cuerpo técnico y futbolistas del primer equipo se contaminen de este bendito veneno. Los béticos debemos dejar de cantar el “¿dónde está mi Betis? no busques más que no hay” por el “cuando yo encontré en tus ojos luces de esmeralda, yo me dije si, este si es mi Betis”