EL BAR DE LA MALA LECHE

JJ Barquín @barquin_julio El escritor Sergio del Molino, en su libro La España vacía, describe las redes sociales como “un bar agigantado” donde el espíritu español de opinar de todo sin saber sale a borbotones. El deporte nacional es parlotear y exponerse públicamente aunque algunas veces no se sepa de lo que se habla o se comenta. Decía el Catedrático de Lengua y Literatura Española, José María Pérez Orozco –grandiosa su anécdota del manquepierda- que la ignorancia es atrevida y que la tremenda ignorancia es tremendamente atrevida.

Todas estas reflexiones me vienen a la cabeza cuando le llegan a uno comentarios de lo que escriben algunos mentecatos en las redes sobre la actualidad verdiblanca. En cuando la ignorancia se transforma en mala intención y lo que buscan es hacer daño. Es el caso de José Antonio Espina (AS) que con la llegada de Quique Setién ya ha comenzado a dar leña, cambiando sus principios como Groucho Marx. A Espina le encantaba el Lugo de Setién, llegando a decir en su Twitter que “era un equipo encomiable, que no cambia su plan de juego sacando la pelota jugada, algo que no se negocia”.

Pero Setién ha cometido el fatal error de fichar por el Betis y hace unos días, el incongruente periodista, en su Twitter ponía a caer de un burro el toque y la posesión para dar prioridad a los puntos. Un ejemplo de coherencia, sentido común e integridad. Pero la explicación es bien sencilla. Espina va contra todo lo que se haga en el club. No es por Quique Setién, es por el Betis. Le importa bien poco lo demás, pues ya ven que cambia sus principios con tal de atacar todo lo que conciba por Heliópolis.

Es lo que tenemos y con lo que debemos convivir aunque poco a poco los béticos van conociendo a los comediantes que visitan ese bar de las redes donde hay tanta mala leche, tanta inquina, tanta estupidez. Por eso, hace unos días recomendaba no dar crédito a estos personajes de la farándula periodística sevillana. No visiten sus bares, no tomen una copa con ellos. Beban o emborráchense del Betis en otros lugares. Su cuerpo y su mente lo agradecerán.

 

SOBRE RUBÉN CASTRO Y SU JUICIO

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Hoy comienza el juicio a Rubén Castro. Cuatro años después de su detención por la supuesta agresión a su ex novia, el delantero canario se sentará ante el juez. El delicado tema judicial se une a los rumores de un posible traspaso de Rubén. Se avecinan días convulsos para el 24 verdiblanco.

Cuando saltó la noticia en mayo de 2013, escribí en mi antiguo blog un artículo titulado “Prudencia y respeto”. Hoy volveré a pedir lo mismo pero para la Justicia. Ha llegado el momento de que se esclarezcan todos los hechos denunciados y que cada parte argumente sus motivos y dé sus versiones. Después llegará el veredicto del juicio que, por lo menos yo lo haré, deberemos acatar sea cual sea su sentencia.

Por otro lado, ayer se empezó a rumorear con la posible marcha del delantero canario al fútbol extranjero. Se habla de China, Catar y Turquía. Pese a que Rubén cumplirá 36 años en poco más de un mes, ha vuelto a ser fundamental para el equipo durante esta temporada. Cierto es que su rendimiento ha ido decreciendo. Lógico y normal. Aun así, ha sido el máximo goleador del Real Betis y creo que debe terminar su carrera en el club verdiblanco. Ya tiene el récord de goles en la historia de la entidad de Heliópolis, pero le falta superar a Poli Rincón como máximo goleador en Primera División.

Volviendo al farragoso tema judicial, no voy a ser hipócrita y tibio. Yo quiero que quede demostrada con claridad y rotundidad la inocencia de Rubén Castro. Ojalá sea así. Pero con la misma contundencia digo que si el delantero canario es declarado culpable de los delitos que la Fiscalía le imputa, debe ser inmediatamente despedido del Real Betis Balompié. La gravedad de estos delitos y la dignidad como institución deben prevalecer sobre el rendimiento deportivo y los registros goleadores de Rubén. No obstante, vuelvo a repetirlo: ojalá que quede demostrada, de manera cristalina, la inocencia del canario.

FOTO: El País

EL ONCE MALÉFICO

JJ Barquín @barquin_julio Manolo Aguilar. Lucas Haurie. Víctor Fernández. Antonio Viola. Santi Ortega. Jorge Liaño. Alejandro Delmás. Joaquín Adorna. Paco Cepeda. Miguel Ángel Chazarri y Rafael Almansa. El equipo perfecto. El once de gala de la prensa más roja de la ciudad. Los verdaderos hooligans. El verdadero entorno. El más dañino, diabólico. El que es capaz de pactar con el demonio con tal de desestabilizar la paz del Betis. El que es capaz de difamar o distorsionar con tal de provocar desazón en el beticismo. El que estará siempre en contra del bien del Betis.

El que está orquestando una campaña sin precedentes contra Ahora Betis Ahora. ¿Y saben por qué? Pues, sencillo. Ángel Haro se atrevió a decirles la pura verdad en una rueda de prensa. El presidente fue por derecho, les dijo a la cara que están continuamente inmersos en una campaña de desestabilización al club, ofreciendo todo un recital de parcialidad, inmoralidad y sectarismo. Y que mientras que al Betis no se le pasa una, en la otra acera no son capaces ni de abrir la boca incluso cuando el que manda les echa una auténtica bronca pública por hacerle preguntas incómodas. En un lado, todo se critica. En el otro, todo se alaba. No hay otra explicación, que no les cuenten milongas.

Por supuesto, que no se están haciendo bien las cosas pero ¿todo es negro en Heliópolis y blanco en Nervión? Haro les plantó cara y se lo están haciendo pagar. Como se lo harían pagar al que estuviera y se enfrentara a ellos. Es el Betis lo que atacan. No lo soportan, les duele que exista. Los chicos de la roja prensa sevillana son así. Una fauna de egocéntricos vengativos intocables al servicio del club de sus amores.

Ángel Haro se atrevió a reprenderles en público y ahora lo mortifican. Pero lo harán con todo el que llegue, porque ganan por partida doble: le hacen pagar el pecado de criticarles y que además martillean al club enemigo. Ahora toca la campaña de apoyo desorbitado y ridículo a Rafael Salas, presentado casi como el nuevo Mesías, cuando hace quince días estaba sentado a la derecha de Haro y Catalán.

Cada vez más béticos han optado por no escuchar las sandeces que escupen diariamente en los medios de comunicación que les pagan. Es la mejor y más higiénica acción mental que podemos hacer todos. Hay muchos más sitios donde poder informarse sin tener que estar oyendo a tipos que quieren y disfrutan con el mal del Real Betis. Si estás de acuerdo, pásalo.

 

ENTRENAMIENTO CON PÚBLICO

Real Sporting Gijón 2 (Douglas, Carmona) – Real Betis 2:(Rubén Castro 2)

JJ Barquín @barquin_julio Poco se podía esperar del último partido de dos equipos que han sido insultantemente mediocres a lo largo de la liga. Quien se jugaba subir un puesto en la clasificación y algo de dinero, por aquello del reparto televisivo era el Betis, pero parece que era poco aliciente para una plantilla demasiado acomodada.

El partido de Sporting y Betis fue un entrenamiento con público, por cierto, muy enfadado con los gestores del equipo asturiano. Muy pronto se puso por delante el Sporting gracias a una buena jugada personal de Douglas que contó con la inestimable participación por su pasividad de la defensa verdiblanca. Los hombres de Rubí dominaban el encuentro frente a un equipo apático, que jugaba excesivamente en horizontal y sin profundidad alguna.

Pero el fútbol, además de un deporte profesional, es un juego donde pueden pasar cosas inexplicables como el error de Cuéllar. Corría el minuto 22 cuando un pase en profundidad de Cejudo era aprovechado por Rubén Castro para marcar a portería vacía tras un estrepitoso fallo del portero extremeño. A partir de ese momento, quien dominó, jugo y mereció algo más fue el Betis que se hizo con el partido y anuló por completo el partido.

El segundo tiempo fue un auténtico y entretenido corre calles con dos equipos que salieron a divertirse. El centro del campo no existió en ningún momento y las jugadas de peligro se sucedían en ambas porterías. En los primeros minutos tuvo alguna ocasión un buen futbolista como Burgui, pero en ese corre calles quien manejó mejor el partido fueron los hombres de Alexis que con más calidad supieron interpretar los contraataques.

En el minuto 59, una buena jugada de Rubén Castro al borde del área terminó en gol gracias a un preciso disparo cruzado. Desde ese instante y hasta el minuto 80, el delantero canario tuvo varias ocasiones clarísimas para sentenciar pero en una desaplicación de Durmisi, Carmona aprovechó un rechace del danés para empatar el partido. La última palabra la tuvo Jonas Martin con un cabezazo tras un estupendo centro de Durmisi, pero se estrelló en el larguero.

Final de una liga mediocre, decepcionante y vulgar que ha servido para frustrar, desencantar y desilusionar a todos los béticos. Mucho deben trabajar los gestores que salgan triunfantes el 29 de junio para compensar a esta fiel e incansable afición que se merece mucho más de lo recibido este año.

Lo mejor: La clase de Ceballos y la aportación de Durmisi. El aplauso del Molinón a Joaquín.

Lo peor: La fragilidad defensiva y el pobre arranque de todo el equipo.

LA UNIÓN NOS HARÁ FUERTES

JJ Barquín @barquin_julio Largo mes y medio nos queda por delante. El nivelito de unos y otros candidatos asusta. Y aunque lo parezca, no estoy hablando de las primarias del PSOE. Hablo de la junta de accionistas del próximo 29 de junio. Me temo que todos los béticos vamos a asistir a más de un insulto a la inteligencia, tal y como escribía mi camarada verdiblanco, Pablo Caballero.

Porque si la gestión de Haro y Catalán ha sido nefasta en lo deportivo y gris en lo institucional, por ese inesperado e insólito acuerdo con Bittón, la llegada de la candidatura de Rafael Salas ha sido esperpéntica. Su puesta en escena ha sido aterradora, sin contenido, sin programa, llena de contradicciones y ofreciendo un tufo a “quítate tú, que me pongo yo”.

Por eso auguro un mes y medio de mediocridad, de lucha inerme entre béticos, que solamente servirá para agrietar aún más una herida que lleva demasiado tiempo abierta. Los béticos hemos dejado de ser una gran familia y sin darnos cuenta nos vamos dividiendo diariamente, con la inestimable ayuda de los grupos que luchan por su cuota de poder. Todos deberían batallar por unir, sellar, sumar pero desgraciadamente, desde hace mucho, en este club se divide y disgrega a diario. Ahora Betis Ahora, Béticos por el Villamarín, su satélite Arriba Betis Campeón, Por Nuestro Betis, los Cuéllar, etc. Así, estamos. Así nos va.

En este contexto, la guinda que falta a este amargo pastel verdiblanco es Manuel Castaño. El letrado es un versado pescador en aguas revueltas aunque su triste pasado lo convierte en el eterno postulante. Castaño es la viva imagen del quiero y no puedo por su cercanía al dictador de Jabugo. Pero las acciones de Castaño le confieren mando en plaza y lleva unos días mostrándose en modo pasota, dando la sensación de no ir con unos o con otros.

Es una estrategia pues sabe que su apoyo podría ser decisivo a finales de junio. Sabe que dejándose querer puede sacar el máximo rédito al que le llame. Aún así, con su reconocida verborrea, se ha dejado llevar por la melancolía y ha dicho que es amigo de Alfonso y de Miguel Valenzuela, pues “son béticos de bien y les duele el Betis”. Ahí “queó”

Es indudable que Castaño es uno de los máximos accionistas del Real Betis, con un 5,2 por ciento del accionariado. Dispone de un importante paquete accionarial y debe tener presencia en el Consejo de Administración. No es de mi agrado pero debe tener su sitio en el Betis. Todos debemos buscar puntos de encuentro y no se separación. Otra cosa es que el ego de cada uno, no le permita dar ese paso. Yo daría todos los que fueran necesarios para ayudar al principal actor de toda esta historia: el Real Betis Balompié.

 

INSULTO A LA INTELIGENCIA DEL BÉTICO

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Ayer a mediodía se presentó la candidatura de Rafael Salas para optar a la presidencia del Real Betis Balompié bajo el nombre de Arriba Betis Campeón. Estuvo acompañado de Adrián Fernández, consejero del club de Heliópolis que ha dimitido junto a Salas, y de Alfonso Pérez Muñoz y Miguel Valenzuela. La presentación del proyecto alternativo a Haro y Catalán fue, por resumirlo en una palabra, esperpéntica.

Los tres protagonistas que tomaron la palabra (Salas, Alfonso y Valenzuela) hicieron una demostración gratuita y magistral de contradicciones, incongruencias y crítica destructiva y cobarde a los actuales dirigentes béticos. Hablaron de seguir contando con Torrecilla, catalogaron a Buenaventura como un gran profesional y le ofrecieron a Serra Ferrer la posibilidad de que se incorporara a su proyecto. El tufo a que solo les importa asaltar el poder por encima de un plan serio y eficiente es descarado.

Salas criticó abiertamente a Haro y Catalán, a los que acusó de llamar a profesionales que estarían dispuestos a trabajar para Arriba Betis Campeón. Eso sí, no dio ni un solo nombre, demostrando una cobardía y un halo de oportunismo, demagogia e hipocresía alarmante. No puedes poner el grito en el cielo por un supuesto juego sucio desde el club y anunciar que los Consejeros Delegados pretenden vender a Ceballos para que los béticos se pongan de uñas (más todavía) contra los mandamases verdiblancos. También dijo Salas que el club se está desangrando y que la situación económica es alarmante. No tengo pruebas para dudarlo ni para afirmar la veracidad de tales afirmaciones, pero que lo diga alguien que hasta anteayer pertenecía al Consejo de Administración y que no dimitió por tan graves motivos, me choca.

Anunciaron a bombo y platillo que el Betis tiene cerrado a Quique Setién, mostrando una deslealtad tremenda hacia el club. Salas, en un ejercicio de desconocimiento de las formas en las que hay que fichar y planificar una plantilla, se quejó de que se estaban cerrando fichajes en mayo, lo que dejaba poco margen de maniobrar para fichar en julio y agosto. O sea, que para el candidato opositor cerrar contrataciones de futbolistas con tiempo o que acaban contrato a final de temporada es negativo. Si ese va a ser su modus operandi, mucho me temo que el cambio en la planificación deportiva no será a mejor.

Otro momento glorioso de la presentación del proyecto de Rafael Salas fue cuando Alfonso catalogó la incorporación de Serra Ferrer como cortina de humo. Yo no digo que no lleve razón, pero lo mismo se podría decir de su adhesión a Arriba Betis Campeón. Incongruencia de manual. Además, anunció que se reunirá próximamente con Manolo Castaño, lo que demuestra que el apoyo del ex consejero inhabilitado a Salas es evidente. Y volvemos a las contradicciones, porque si criticas que Haro y Catalán hayan pactado con Oliver, no puedes tú contar con las acciones de Castaño.

Los actuales dirigentes del Real Betis Balompié han fracasado estrepitosamente en su primer año de proyecto. La temporada del equipo ha sido mediocre, por no hablar de la gestión del baloncesto. Ahora bien, si la alternativa a Haro y Catalán es lo que se presentó ayer, me quedo con lo que hay sin dudarlo. La impresión que saco de todo este lío es que Arriba Betis Campeón es el resultado de una pataleta infantil de Béticos por el Villamarín y, en menor medida, de Por Nuestro Betis tras el pacto con Bitton. Y no hace falta que os diga quién es la única víctima de este insulto a la inteligencia del bético. Por si alguien no cae: el Real Betis Balompié.

FOTO: MARCA

41 PUNTOS

JJ Barquín @barquin_julio Yo fui el primer crítico con el Betis de los 42 puntos de Lopera. Todos le reprochamos su falta de ambición cuando puso ese infame listón a un Betis que venía de ganar su segunda Copa del Rey. Pero el dictador de la calle Jabugo no apostó por el camino que le puso encima de la mesa Serra Ferrer con aquella mítica frase que todos recordamos. El Betis fue lo que quiso el avaro del Fontanal, un equipo grosero, sórdido y sin grandes inversiones, porque Ruiz le había cogido más gusto a lucrarse que a invertir en la institución.

Por eso, ahora con la liga a punto de finalizar, el balance del proyecto de Haro y Catalán, en el plano deportivo, debe ser catalogado como de absoluto y mayúsculo fracaso. No llegaremos ni a igualar esa manoseada y triste cota de los 42 puntos, que hace años vimos como una falta de ambición y de respeto al bético. Como máximo, el equipo llegará a los 41 puntos con lo que la temporada es la perfecta representación del desorden y falta de proyecto deportivo en el que se encuentra sumido el club. Basta recordar que el Betis se salva en Santander, con el mítico Edu, alcanzando los 40 puntos y que, dos temporadas más tarde, baja con 42 puntos. No hace falta ser un lince para saber que estamos en números de segundazo si no fuera porque ha habido tres equipos rematadamente malos.

Lo único positivo de la situación en que nos encontramos es la actitud de Haro y Catalán a la hora de hacer autocrítica. Han reconocido errores y han comenzado a tomar decisiones para revertir la situación. La primera y fundamental, la vuelta de Serra Ferrer para tomar el mando de lo deportivo al máximo nivel. Su intervención de ayer ofreció interesantes pinceladas de lo que Serra transmite siempre: seriedad, cordura, trabajo, astucia, responsabilidad y sensatez. Esperemos que la tercera etapa del balear sea igual de fructífera que las anteriores, aunque el ambiente no sea el más propicio por el momento.

Hoy sabremos las armas con las que juega Rafael Salas para optar a la presidencia del Real Betis. La pena es que no las aportara cuando estaba de consejero. Una prueba más de que busca su cota de poder al amparo de Hugo Galera y su banda de rancios ex béticos de postín.

EL BETIS SE MAQUILLA

Real Betis Balompié 1 (Ceballos) – Atlético de Madrid 1 (Savic)

Pablo Caballero Payán @pablocpayan Empate del Betis ante el Atlético de Madrid en un partido que los de Alexis debieron ganar por oportunidades y juego. Los colchoneros, cansados del partido de vuelta de la seminal de Champions, no jugaron con la intensidad que les caracteriza. Los verdiblancos maquillaron la triste imagen de los dos últimos encuentros.

Apostó Alexis por cambiar de sistema y dispuso la alineación bética bajo un 4-2-3-1, con Ceballos haciendo la mediapunta, Joaquín escorado a la derecha y Jonas a la izquierda y Rubén Castro arriba. Petros y Brasanac conformaron el doble pivote y la línea defensiva fue para Rafa Navarro, Pezzella, Bruno y Durmisi. Guiados por un espectacular Dani Ceballos, los locales fueron claros dominadores del partido, teniendo claras oportunidades para adelantarse antes del descanso. Joaquín mandó al lateral de la red un mano a mano; Brasanac cruzó demasiado su chut; y Ceballos se encontró con el poste tras un gran disparo. Los del Cholo Simeone apenas inquietaron la portería de Adán.

La segunda mitad siguió por los mismos derroteros. El 10 verdiblanco jugaba a su antojo, gustándose, tirando caños y haciendo jugar al equipo. Redondeó su gran actuación con un golazo tras empalmar un rechace de la zaga colchonera tras un saque de esquina. Diez minutos le duró la ventaja al Betis en el marcador. El Atlético colgó el balón al área en una falta y Savic, tras una prolongación de Saúl con la mano, anotó para los rojiblancos. El Betis no se vino abajo y siguió buscando la portería de Oblak, que salvó a su equipo con una parada antológica. En los últimos diez minutos del partido, el ritmo de juego y la intensidad bajaron notablemente, llegándose así al final del tiempo reglamentario.

Con este empate pone punto y final el Betis a sus comparecencias ligueras en el Villamarín. La temporada ha sido desastrosa, decepcionante y desesperante a partes iguales. Solo cabe esperar una notable mejoría a la hora de fichar, tanto a jugadores como al entrenador que debe guiar al Betis a cotas más altas. Veremos.

LO MEJOR: el partidazo de Ceballos.

LO PEOR: el flojo partido de Rubén Castro.

(Foto: Al Final de La Palmera)

EL HIJO PRÓDIGO

JJ Barquín @barquin_julio Golpe de efecto de Haro y Catalán con el fichaje de Lorenzo Serra Ferrer. Han sido hábiles para desviar la atención ante las noticias que surgen de la candidatura de Rafael Salas. Puede que sea hasta bueno que uno de los hombres fuerte de Béticos por el Villamarín haya dado el paso hacia la presidencia, pues está poniendo las pilas a los actuales gestores.

Serra Ferrer ha sido el mejor entrenador del club en su historia. Es un dato objetivo y constatado. El mallorquín construyo una época dorada gracias a contar con buenos jugadores, a coincidir con un momento dulce de la cantera y a implantar una fórmula sencilla: trabajo, esfuerzo y disciplina. Además, el de Sa Pobla se impregnó del sentimiento y de los valores del beticismo y supo comprender lo que significa el manque pierda para trasladarlo a todos los rincones del mundo. En definitiva, se hizo bético de por vida aunque después muchos le llamarán Judas por firmar con el Barcelona. Pero es humano querer progresar y más si a la puerta llama un gigante como el Barsa, aunque sea como director del fútbol base de toda la entidad.

Aún así como los béticos somos muy dados a idealizar, a elevar a los altares, habría que recordar que no todo lo que ha hecho el mallorquín ha sido un éxito. Su paso como técnico del primer equipo del Barcelona fue un gran fracaso, pues tras el gasto de una millonada por parte de Joan Gaspart para reforzar el equipo, Serra no dio la talla. Fue eliminado de la liga de campeones en la liguilla previa y cesado dos meses antes de terminar la liga cuando se encontraba quinto a 17 puntos del Real Madrid. Tras segundo y éxitoso paso por el Betis, Serra volvió a pinchar con el AEK Atenas FC ya que no consiguió lograr los obejtivos para los que fue contratado.

Su vuelta a Mallorca como máximo accionista también ha sido convulsa y muy gris. En Julio de 2010, al frente de un grupo en el que formaban parte el exconseller de Turismo, Jaume Cladera y una representación de la familia Nadal, se hacía con la mayoría accionarial del Mallorca, dando inicio a un cuatrienio que supuso más problemas que alegrías para el mallorquín. En ese periodo se enemistó con la familia Nadal, tuvo graves enfrentamientos con Michael Laudrup y llevó al Mallorca a segunda en 2013, tras estar 16 años consecutivos en la máxima categoría.

Con todo esto, lo que quiero transmitir es cordura y sensatez a todos para que dejemos atrás la euforia y frenemos algo la embriaguez a la que nos ha llevado la tercera llegada de Serra Ferrer. Muchos han comenzado a verlo como un salvador y estaríamos equivocados si vamos por ese camino. Serra es una pieza que puede ser muy útil y que debe aportar sus conocimientos, que son muchos, en el mundo del fútbol, además de su forma de entender el Betis y transmitir valores como compromiso, voluntad, orden y disciplina. Pero Serra, Torrecilla y el entrenador que venga no podrán hacer nada si no somos capaces de poner mucha calidad sobre el césped. Hay que gastarse dinero y ponerlo en el tapiz del Villamarín. Lo demás son cantos de sirena para perpetuarse en el poder.

Foto: Real Betis Balompié

 

 

DESPIDO VITAL: TRISTE PANORAMA

Pablo Caballero Payán @pablocpayan El Real Betis Balompié cesó ayer a Víctor Sánchez del Amo como entrenador de la primera plantilla verdiblanca. Se puede pensar que es extraño despedir a un técnico cuando no hay nada deportivo en juego y a tan solo dos jornadas para que finalice el campeonato. Sin embargo, la decisión de Haro y Catalán es vital y fundamental para ellos.

Que el equipo es una calamidad y que los últimos partidos han sido bochornosos es una evidencia. También lo es que, por lo menos a mi me lo parece, el rendimiento frente al Alavés y el Leganés genera dudas. Es muy raro que, tras conseguir la salvación matemática con dos buenas victorias ante Eibar y Alevés (y un aceptable partido en San Mamés), el equipo haya cosechado dos derrotas abultadas e indignas. Sinceramente, me da la sensación que la actitud de los jugadores en estos dos partidos ha sido premeditada. Dicho de otra manera: un órdago a la directiva, mostrándoles con claridad que, por si lo dudaban, no querían a Víctor como entrenador para la próxima temporada.

Esta razón para cesar al técnico madrileño se une a la que tienen Haro y Catalán, que no es otra que la de quemar la última bala que les queda para revertir la situación. Al proyecto de Ahora Betis Ahora, un fracaso absoluto hasta la fecha, solo le puede salvar un golpe de efecto contundente. Y lo van a intentar anunciando en breve al entrenador para la Liga 17/18 y, con toda seguridad, algunos fichajes que intenten mitigar los errores de bulto de este año. El problema es que cuando no hay margen de error, las posibilidades de equivocarse aumentan notablemente.

A la vista del acierto que han tenido en las decisiones deportivas, confiar en que puedan dar un giro radical a los acontecimientos y al rendimiento futbolístico del Real Betis Balompié es, como mínimo, descabellado y cercano a la utopía. Y aun así, sigo pensando que la opción más razonable que hay, a 10 de mayo de 2017, es dejar que Torrecilla siga haciendo su trabajo. Arrasar con todo lo que hay y empezar un proyecto nuevo, con una directiva nueva, con un nuevo director deportivo y con una renovación radical de la plantilla es, a día de hoy, jugar a la ruleta rusa. Triste panorama.